Investigan Al Turista Que Regaló Dólares En Punta Del Este

Cuando el pasado 10 de enero un turista francés en Punta del Este, que dijo haber ganado una considerable suma en el casino, arrojó al aire unos 30 mil dólares desde la terraza del bar Moby Dick en la zona del puerto de esa ciudad balnearia, la noticia quedó registrada como un insólito suceso del verano. Ahora, de acuerdo a los últimos informes, lo ocurrido se suma a presuntas compras millonarias que hizo este hombre y otros dos ciudadanos franceses, lo que fue informado al Banco Central del Uruguay (BCU) para que lo investigue.

En la madrugada de ese día, el francés estaba en la terraza del bar, se acercó a la baranda que daba al frente del local y lanzó mazos de dólares hacia abajo, donde había mesas con gente tomando bebidas y charlando. Se estimó que fueron US$ 30 mil los lanzados y que la gente se abalanzó a agarrar, pero poco más se supo del turista.

Según una fuente conocedora de los hechos, los tres franceses viajaban periódicamente a Uruguay (cada tres meses aproximadamente), tienen tarjeta de débito del banco europeo BNP, y se indaga si realizaron compras ficticias por montos millonarios en comercios de Montevideo y Punta del Este.

La información por la que se inició la investigación indica que los tres hombres, en acuerdo con algunos comerciantes, simulaban compras con la tarjeta de débito por mercadería de valor importante que no se les entregaba, y luego les reintegraban dinero.

A cambio, en los comercios se quedaba con un porcentaje del monto total de la operación, agrega la información que está en poder de autoridades del Banco Central desde hace algunos días.

Si bien en algunos casos adquirieron los productos, en muchos otros la transacción fue simulada, se informó al BCU. Presuntamente eso habría ocurrido en algunas joyerías de alto nivel e incluso habrían comprado un auto de alta gama.

La tarjeta que utilizaban sería de prepago y algunas de las personas que están en conocimiento de la maniobra manejan diferentes hipótesis sobre el objetivo de las mismas.

Estas van desde el lavado de dinero procedente del narcotráfico hasta fraude a una institución financiera europea, uso del efectivo del que se hacían para pagar exportaciones de drogas o abuso de la tarjeta de una persona no identificada.

"O hay un fraude muy importante contra el banco o se trata de una operación de lavado", confió a El País una fuente oficial. Al menos uno de los tres franceses aún seguiría en Uruguay, ya que extravió su pasaporte, agregó la fuente.

Los tres individuos se contactaban con comercios que venden productos de alto valor -como electrodomésticos y relojes- y los tentaban a que pasen la compra por tarjeta, les paguen dinero en efectivo y se quedaran con la mercadería y una comisión importante, dijo una persona que afirmó estar al tanto de algunas de las maniobras que se informaron al BCU.

La Secretaria Nacional de Antilavado de Activos no está investigando estos hechos, dijeron fuentes de la Presidencia.

La madrugada del 10 de enero, tras instalarse en la terraza del bar Moby Dick, el ciudadano francés pidió champagne, del "más caro", contaron empleados del lugar.

Humberto Correa, uno de los trabajadores del local, estuvo presente y el día después relató que tras beber, el cliente francés miró hacia los costados y, con movimientos lentos, extrajo un encendedor del bolsillo de la camisa y un mazo grande de dólares de uno de los bolsillos del pantalón.

Luego sonrió y comenzó a quemar billetes. "La gente lo miraba como diciendo: `no te puedo creer, mirá lo que está haciendo este tipo`. Nadie podía creer lo que estaba pasando ahí. La actitud de él era la de mostrarse, como diciendo: `mirá lo que hago con mi plata, no me importa la plata, porque tengo mucha`. Era esa la pose", relató Humberto.

Agregó que desde ese momento no le despegó la mirada y sostuvo que llegó a prender fuego unos U$s 10.000.

"Agarraba de a montoncitos de cien y los prendía fuego, no te miento. Los prendía y los soltaba en el aire. La gente se acercaba para ver si efectivamente eran dólares", comentó.

Un rato después fue que lanzó unos US$ 30 mil desde la terraza del segundo piso del bar hacia la vereda.

Según trascendió, el francés estaba festejando su cumpleaños, y dijo que ganó esa suma de dinero en el casino la noche anterior y quería compartir su alegria con la gente. Varias fuentes confirmaron que el francés fue visto en reiteradas ocasiones en el sector de juegos de azar del Hotel Sofitel Montevideo Casino Carrasco donde se alojaba.


 

 

Fuente:www.elpais.com.uy

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner