Escribana Habría Falsificado Acta En La Compra De Slots Ilegales

Un nuevo detalle vinculado a la compra de un lote de tragamonedas en un remate por parte del director de Casinos del Uruguay, Javier Chá, se conoció hoy e involucra la actuación de la escribana que labró el acta de esa subasta realizada el 17 de marzo de 2011.

La adquisición de estas 10 tragamonedas está siendo investigada por la justicia especializada en Crimen Organizado, debido a que las máquinas estaban en situación irregular en el país.

En el acta de la subasta la escribana dejó constancia que "después de oír varias propuestas (se) aceptó la mayor y la última", precisamente la de la Dirección de Casinos del Estado, de acuerdo a documentos a los que accedió el periódico El Observador.

Sin embargo Chá, que se presentó en esa oportunidad al remate en compañia del actual director de Loterías y Quinielas, Luis Gama, quien en ese entonces ocupaba el cargo de encargado interino del Área Comercial de Casinos, dijo que "la compra fue por la base y el único postor fue el Estado", según lo expresó el 29 de julio de 2009 en la Comisión de Hacienda de Diputados y en noviembre de 2012 en el juzgado.

El error notarial es similar al que habría cometido el escribano Pablo Seitún, procesado sin prisión por "falsificación de documento público" en la causa de Pluna. Aunque hubo un solo oferente en la subasta de los aviones Bombardier
de Pluna, Seitún expresó que "hubo varios ofrecimientos y pujas", señaló el fiscal Juan Gómez al pedir su procesamiento.

Gómez es también el fiscal del caso de la subasta de los slots que estaban en situación irregular y compró Casinos del Estado.

Chá, Gama y el rematador de la subasta, Sergio Fain, ya declararon en el juzgado en noviembre de 2012. Fuentes vinculadas al caso informaron que volverán a hacerlo próximamente, pero esta vez, al menos los dos primeros, en calidad de indagados.

Ante el juez Néstor Valetti y el fiscal Gómez, Chá negó conocer que los slots estuvieran en situación irregular y descargó la responsabilidad por la compra sobre Gama y sobre el gerente del Área de Administración General, Daniel Bollota, por no informarle que las tragamonedas no habían pagado los impuestos de importación correspondientes.

El entonces encargado del Área Comercial, Gama, admitió que estuvo presente en la subasta, que Chá fue el único postor, que ambos declararon en noviembre de 2012 en el juzgado, pero negó haber estado al tanto de que las máquinas estuvieran en situación irregular.


 

 

Fuente:www.elobservador.com.uy

 

 


 
Banner
Banner
Banner