Agencieros Reclaman Por El Juego Ilegal

La asociación que agrupa a las agencias de lotería de la provincia de Buenos Aires (CAOLAB), sostiene que "más de 2000 (54%), se encuentran al borde de situación de quebranto, como consecuencia de una desmesurada proliferación del juego ilegal". El organismo sostiene que "la Ley 13.470 sobre Represión y Prevención del Juego Ilegal", para luchar contra el juego clandestino, "por diversas cuestiones, no se aplica".

"Las agencias de lotería de la Provincia de Buenos Aires, concesionadas por el Instituto Provincial de Lotería y Casinos en el marco de la Ley 10305 se encuentran ante una grave situación que vienen manteniendo desde hace bastante tiempo y que está recrudeciendo mucho más en la actualidad tornándose en casi insostenible, por cuanto, de 3764 agencias de lotería existentes en la actualidad, más de 2000 (54%), se encuentran al borde de situación de quebranto, como consecuencia de una desmesurada proliferación del juego ilegal", expresó CAOLAB en un comunicado.

"El inconveniente -agrega-, no solo se origina en el levantador de quiniela callejero ("lapicero" en la jerga), sino que ahora quienes explotan esta ilegal actividad se instalan en puntos fijos, con comercios habilitados como kioscos, locutorios y otros, rodeando a las agencias de lotería, en las que asiste un público que por comodidad de distancia, juega en cualquier lugar".

"En la actualidad un comercio habilitado de lotería oficial -explica la organización-, está sometido al pago de obligaciones impositivas y gastos de administración, imposibles de eludir, además de no poder trasladar costos al precio del producto. Vale decir que existe un techo de crecimiento. Para superar el mismo por lo mayores gastos, es necesario aumentar la recaudación, actualizando el valor de los juegos poceados, nuevos juegos que puedan interesar al público apostador, aumento de la densidad poblacional, adecuadas instalaciones y atención al público, y considerar que la apertura de nuevas agencias que requiere un estudio de factibilidad, para evitar que la mayor oferta de locales con venta de juegos produzcan una mutación de apostadores, repartiendo la misma utilidad en mayor cantidad de agencias de lotería".

"Las recaudaciones en la actualidad y en los últimos 4 años no han aumentado en la proporción necesaria a los mayores gastos por costos de explotación, tanto para los agencieros como para el propio IPLC. Todo como consecuencia de una elaborada estrategia de las 'bancas de juego ilegal', conectando por internet comercios para tomar apuestas de quiniela, aledaños a las agencias oficiales, logrando con este accionar el quebranto de las mismas, y monopolizar el juego de quiniela".

"Un seudo sindicato infiltrado por el enorme poderío económico de las 'bancas del juego ilegal' ha sido llevado a reconocer la existencia en el territorio provincial de una 'red de lapiceros levantadores de quiniela' elevados a la categoría de 'trabajadores informales', y de un sinnúmero de comercios, en los rubros mencionados precedentemente, dedicados a competir con nuestra actividad, ya no en la clandestinidad sino con el mayor desparpajo publicitando el juego de quiniela como las agencias oficiales a la vista de todos, con indudables complicidades de autoridades competentes para evitarlo", asegura CAOLAB

"No existen estudios serios para determinar la recaudación de las 'bancas' de juego ilegal, pero en función de la
desmesura señalada en el párrafo anterior, este 'ejercito de impunidad e ilegalidad', por volumen de tomadores de apuestas supera varias veces la recaudación del IPLC. Vale decir entonces, la ilegalidad recauda mucho más, y las utilidades quedan en el bolsillo de unos pocos, sin cargas impositivas, en vez de poder destinarlas al bien social, como está previsto en la Constitución Provincial".

"Esta insostenible situación, decidió al Presidente del IPLC J. N. Rodríguez poner en funcionamiento la Comisión de Prevención y Represión Contra el Juego Ilegal, prevista en la Ley 13.470 y asimismo el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires D. Scioli, recomendó para colaborar en este problema al Juez de Garantías C. Melazzo, al Ministro de Justicia Casal y en la actualidad al Ministro de Seguridad A. Granado, haciendo partícipe también a miembros de la Comisión Directiva de CAOLAB".

"Nos encontramos con una actividad ilegal de vieja data, definida en distintos ámbitos como simple contravención. Sin embargo la biblioteca jurídica se debate, entre dos posturas, la que la califica como una falta contravencional, y la que entiende que por su magnitud, su accionar organizado y por el considerable daño que acarrea al Erario Público debe ser calificado como un delito penalizado por el Código Penal, pero ninguna parece dar solución al tema. Se promulgó la Ley 13.470 sobre Represión y Prevención del Juego Ilegal, suponiendo que la misma resolvía esta cuestión, pero la realidad es que por diversas cuestiones no se aplica. En distintos ámbitos siempre se dice, 'hace falta la decisión política'", expresa el comunicado firmado por Gustavo O´Connor y Hugo Mariani presidente y vice respectivamente de CAOLAB.

"En su momento y con la intervención del Juez Dr. C. Melazzo -prosigue-, configurando este delito como 'defraudación al fisco', aplicando el Código Penal se obtuvieron excelentes resultados, encarcelando a las más importantes 'bancas de juego clandestino' de la Provincia de Buenos Aires, y elevando la recaudación oficial del juego de quiniela, apoyado por una Sala Cámara Apelaciones en lo Penal que sostenía esa tesitura. Más adelante y con otra composición de jueces, por haber sido ascendidos los primeros a la Cámara de Casación Penal, la misma Sala de la Cámara ya conformada con nuevos jueces que adscriben a la otra mitad de la biblioteca, determinó que en vez de delito de defraudación al fisco, era una simple contravención. Volvieron a ganar los malos".

"El Juez Dr. C. Melazzo escribió en un libro denominado La Mordida en alusión al número cabalístico 67, relatando con toda objetividad y crudeza la organización y peligrosidad del juego clandestino, cuya permanencia, desarrollo, e impunidad solo puede ser sostenida, con el significado del número 67 'coima'. Como final el libro indica 'no existe la justicia, existen los jueces'".

"Los Agentes Oficiales de Lotería se preguntan, ¿donde están esos jueces?. Nuestra situación empeora a diario", finaliza el comunicado.


 

 


 
Banner
Banner
Banner