La Realidad Virtual Fue La Gran Protagonista De La Expo E3

Finalizó este jueves en la ciudad de Los Angeles, el evento más importante de la industria mundial de los videojuegos, Electronic Entertainment Expo (E3), en la cual las grandes compañías de esta industria mostraron sus últimos lanzamientos para el disfrute de los apasionados de este segmento de entretenimiento. Consolas con resolución 4K y realidad virtual coparon la escena del evento.

Más allá de la avalancha de juegos prometedores que llegarán en el futuro, hay un detalle que no puede quedar en el olvido: la precipitación de Sony y de Microsoft a la hora de encarar la nueva generación.

Han pasado ya unos años desde que se encuentran en los comercios las consolas de ambos fabricantes. Unos sistemas que, con excepciones muy recientes, apenas dieron alegrías a sus usuarios y se convirtieron en contenedores de remasterizaciones y remakes, juegos meritorios todos ellos, pero insuficientes.

En esta E3 existió la impresión de que todo volvió a su cauce. Siguieron muchas secuelas, pero no se escuchó tanto la palabra remasterización (Crash Bandicoot y Modern Warfare, y poca cosa más). God of War, Death Stranding, State of Decay 2, The Legend of Zelda: Breath of the Wind,... La nómina de videojuegos que llegarán de aquí a medio plazo suena espectacular, pero deteniéndose un segundo a pensar, todos ellos se anunciaron con truco.

Un truco que consiste en que ninguno de estos juegos correrá en las máquinas actuales tal y como se vio en pantalla en las conferencias, a la excepción de Nintendo. Y no es por el famoso downgrade que Ubisoft puso de moda con Watch Dogs y alguno otro, sino porque aunque no hicieron acto de aparición en la expo, las nuevas consolas ya están prácticamente aquí. Para fin del 2017 se asistirá a algo como el renacimiento de la actual generación de consolas.

Con este movimiento, Sony y Microsoft reconocen que se equivocaron. Sus consolas salieron precipitadamente al mercado y con unas características técnicas insuficientes para los tiempos que corren. Cuando la resolución 4K está en auge, ambas consolas suben a Full HD (cuando lo hacen) y vieron como son dos máquinas que no mueven en condiciones una tecnología como la realidad virtual que amenaza con quedarse.

Lanzar nuevas consolas (PlayStation 5 o Xbox "Two") hubiera sido un suicidio comercial tras una generación de menos de 4 años de vida. Dejarlas vivir sin más hasta completar un ciclo aceptable de al menos 7 u 8 años supondría un agotamiento excesivo de dos máquinas que no dan para más. ¿Cuál ha sido la medida tomada? Ni para unos ni para otros: PlayStation 4 Neo y Xbox One Scorpio (y Nintendo NX).

Estas nuevas consolas están preparadas también para la realidad virtual (RV), que ya tiene en el mercado numerosos dispositivos, sobre todo Oculus Rift, HTC Vive o PlayStation VR, que llega este año con 50 juegos de lanzamiento. Habrá para RV títulos nuevos como Eagle Flight o Star Trek: Bridge Crew, y versiones de juegos que ya han salido como Fallout 4.

De aquí a Navidad del 2017, saldrán al mercado cuatro nuevas consolas: Xbox One S (con más potencia que la actual Xbox One y con reproductor BD 4K UHD, lanzamiento en agosto); PS4 Neo (totalmente compatible con pantallas 4K, con lanzamiento entre noviembre de este año y marzo de 2017); Nintendo NX (sustituta de Wii U, lanzamiento en marzo de 2017); y Xbox One Scorpio (cuatro veces más potente que Xbox One con juegos a 4K y 60 frames por segundo, lanzamiento en Navidad del 2017).

Este año Electronic Arts y Ubisoft no supieron enganchar al jugador en sus conferencias y el espectáculo recayó en manos tanto de Sony como de Microsoft, con conferencias mucho más dinámicas y una concepción del tiempo casi perfecta.

La presentación de Sony destacó por ser un aluvión de juegos constante; las intervenciones de los directivos se redujeron al mínimo, la música de cada juego la puso una orquesta en directo, y se centraron en presentarnos nuevas franquicias. Además trajeron sagas conocidas renovadas y versiones antiguas de juegos para las nuevas generaciones.

Microsoft hizo una conferencia más tradicional, y en la que se destacó la estrategia de la empresa: el Play Anywhere, y todos los exclusivos de Xbox One que llegarán a PC. Es la
táctica de la compañia para captar también a los jugadores de ordenador, en detrimento de gigantes como Steam.

Microsoft anunció que sacará a la venta en agosto la nueva consola, Scorpio, con 6 teraflops de capacidad y una CPU de 8 núcleos con más de 320- GB/s, lo que la convierte en una gran opción para jugar en 4K. Por su parte, Sony lanzará en breve otro modelo de PS4, Neo, pensado también para 4K. Los juegos sirven para todas las consolas, pero cambia la calidad de la imagen y la rapidez de procesado.

Si bien Nintendo había anunciado que en esta E3 no harían grandes conferencias, tanto el nuevo The Legend of Zelda como el nuevo Pokémon sorprendieron a muchos jugadores que no esperaban ver mucho en la curiosa presentación. Sin embarog no hubio noticias sobre la futura Nintendo NX.

EA en tanto, tiene la fama de ser una compañía de hacer "más de lo mismo", pero en esta E3 supieron darle una vuelta de tuerca, dejando a un lado que Mourinho sustituyó a Pelé este año. Battlefield 1 es un buen cambio de aires para la franquicia que lleva a la Primera Guerra Mundial, Titanfall 2 promete ser adictivo y Mass Effect vuelve para la delicia de los más fans.

Bethesda por su parte, realizó una buena presentación.Trajo Quake y Skyrim de vuelta, Dishonored 2 tiene buen aspecto, adaptaciones a realidad virtual de los últimos juegos de la compañía, y una IP ambiciosa como es Prey.

Uno de los mayores aciertos de Ubisoft fue finiquitar el anuncio de Just Dance 2017 rápido para saltar a un nuevo Ghost Recon, nuevo South Park, un juego de batallas medieval, un nuevo Watch Dogs con mejores expectativas, y una nueva IP de deportes de montaña. Juegos para todos los gustos, en resumen.

Los juegos

God of War: vuelve Kratos, el hombre que desafió a los dioses griegos, ahora en la mitología nórdica. Esta vez con una cámara más cercana a la acción, escenarios más abiertos y al héroe acompañado de su hijo, Charlie. Sony, 2017. Para PS4.

The Legend of Zelda Breath of the Wild: la nueva aventura de Link transcurre en un Hyrule más grande que nunca que incita a interactuar con él y explorarlo. El lanzamiento está previsto para 2017. Nintendo, 2017. Para Wii U y la nueva consola NX.

Death Stranding: el primer juego de Hideo Kojima (creador de Metal Gear) tras su azarosa marcha de Konami hace medio año está protagonizado por Norman Reedus (The Walking Dead). El tráiler que se vio habla de vida, muerte y desolación. Sony, 2018. Para PS4 y PC.

Resident Evil 7: Capcom mostró una demo (disponible en PS4) con contenido que no estará en el juego, en la que el protagonista debe escapar de una siniestra casa. Terror de tipo psicológico. Para enero de 2017, Para Xbox One, PS4 y PC.

Tom Clancy's Ghost Recon Wildlands: Cuatro personajes (humanos o controlados por la máquina) trabajan en conjunto para liberar una Bolivia de un futuro alternativo, convertida en narcoestado por un cártel. Ubisoft, 2017. Para PS4, Xbox One y PC.

Battlefield 1: Ambientación en la I Guerra Mundial con gráficos fotorrealistas para batallas a pie, a caballo, en tanque o incluso en zepelín. Para un jugador o, en modo multijugador, hasta para 64 a la vez. EA, 21 de octubre. Para PS4, Xbox One y PC.

Call of Duty Infinite Warfare: La serie superventas de acción de Activision da el salto al espacio con una entrega futurista. La lucha sale de la tierra con combates espaciales y en colonias por todo el sistema solar. Activision, 4 de noviembre. Para PS4, Xbox One y PC.

The Last Guardian: La tercera obra de Fumito Ueda tuvo un desarrollo muy largo y azaroso durante el que incluso estuvo a punto de ser cancelado el proyecto. The Last Guardian promete conexiones emocionales con el jugador. Sony, 25 de octubre. Para PS4.


 

 

Fuente:www.omicrono.com, www.baquia.com, www.laregion.es y www.20minutos.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner