Bwin Negocia La Compra De Ladbrokes Coral Por 4.400 Millones

GVC, grupo que opera con las marcas de juego online Bwin y Sportingbet, ha anunciado que mantiene conversaciones para comprar Ladbrokes Coral, en una operación de 3.900 millones de libras (4.400 millones de euros) que crearía la mayor firma de apuestas cotizada en la Bolsa de Londres.

La oferta se articularía mediante la entrega a los accionistas de Ladbrokes de una combinación de dinero en efectivo y nuevas acciones de GVC. El precio puede ser rebajado a 3.100 millones de libras, en función de la decisión final del Gobierno británico tras el análisis que está efectuado de las apuestas máximas que se pueden realizar en las máquinas de las tiendas de juego. Una fuerte rebaja de este importe dañaría los beneficios de Ladbrokes, que cuenta con una amplia red de tiendas en Reino Unido. También opera la marca Sportium en España.

La presión regulatoria en Reino Unido y otros países sobre el sector del juego explica el posible inicio de un nuevo proceso de fusiones ente las compañías de apuestas, según analistas y banqueros de la City de Londres, quienes ven al grupo GVC Holdings como pieza clave de las posibles combinaciones.

Ladbrokes Coral y William Hill eran los favoritos para fusionarse con GVC, ya que ambos grupos, líderes en Reino Unido, ven en el dueño de Bwin una vía para crecer en el juego online y depender menos de sus casas de apuestas en la calle.

El proceso de concentración del juego no es nuevo. Ladbrokes Coral es el resultado de la fusión de dos empresas del sector, lo mismo que Paddy Power Betfair, otra de los principales grupos de apuestas. GVC y William Hill, por su parte, adquirieron de forma conjunta Sportingbet en 2013 para repartirse sus negocios. En esta operación, William Hill se quedó con los negocios de Sportingbet en España y Australia; y el resto pasó a GVC. Este grupo compró Bwin en 2015. El año pasado, Rank Group y 888 Holdings estudiaron lanzar una oferta por William Hill, que finalmente no se concretó.

La continua presión de los reguladores en países como Reino Unido y Australia, para limitar la adición al juego de una parte de la población, explican que el sector siga buscando fusiones como fórmula para reducir costes y compensar la caída de ingresos.

El Gobierno británico, por ejemplo, está analizando una reforma que podría limitar de 100 libras a 2 libras la apuesta máxima que pueden realizar los jugadores en las máquinas de sus establecimientos. Los analistas creen que la decisión final, prevista para 2018, será menos drástica y podría dejar la apuesta máxima en menos de 50 libras. Pero aún así, esta medida mete presión a firmas con una extensa red de casas de apuestas, como Ladbrokes, William Hill y Paddy Power, que deberán acelerar su diversificación hacia el negocio online. Si GVC compra Ladbrokes, William Hill y Paddy Power podrían buscar una alianza con 888 Holdings con ese objetivo. Otro grupo que podría participar en operaciones es Rank, que tiene casinos y funciona en España con la marca Enracha.

La tendencia de más presión política en Reino Unido no acaba con el citado recorte del tamaño de las apuestas. El Partido Laborista británico, si llega al poder, promete prohibir a las empresas de juego anunciarse en las camisetas de los equipos de fútbol, una de las principales herramientas de márketing del sector.

Una última incertidumbre llega por el Brexit (salida británica de la Unión Europea). Muchos de los operadores de juego online tienen su sede en Gibraltar, por el ventajoso tratamiento fiscal en esta jurisdicción. En función del acuerdo final de divorcio, esas empresas podrían perder el acceso libre a los mercados europeos desde el Peñón.

Los riesgos regulatorios también son notables en otras zonas del mundo. El Gobierno australiano se plantea imponer un nuevo impuesto del 15% sobre el valor de las apuestas, tanto en casas físicas como en Internet.

Barclays indica que, si se confirma esa tasa, y además el Gobierno británico lleva adelante la reducción a 2 libras de las apuestas máximas, el efecto en los resultados de varias empresas sería muy significativo. Según los cálculos de ese banco británico, en ese doble escenario negativo, el beneficio por acción de Ladbrokes Coral bajaría un 48%, el de William Hill un 43% y el de Paddy Power Betfair un 19%.

 


 

 

Fuente:www.expansion.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner