Bookmakers Británicos Enfrentan Nueva Limitación En Las Apuestas

Las casas de apuestas del Reino Unido se enfrentan a partir de hoy con la nueva reglamentación que impuso la reducción de las apuestas en los terminales de apuestas con probabilidades fijas (FOBT), de £ 100 a 2 libras, lo que presagia que cerrarán muchos locales en un intento de impulsar a los clientes a apostar de manera online.

El sector advirtió en repetidas ocasiones que la reducción del monto de las apuestas en estas máquinas -un movimiento aclamado por el secretario de cultura, Jeremy Wright,- como "un importante paso adelante en la protección de las personas vulnerables", provocaría el cierre de locales y la pérdida de empleos.

De acuerdo a los documentos visionados por el periódico The Guardian, Ladbrokes ya eligió 71 sobre 1.000 locales que probablemente cbajarán sus persianas, afectando sitios desde Ayrshire a Essex, con un costo estimado para la compañía de £ 50.000 por cada negocio.

Pero también hay indicios tempranos de que la industria puede haber exagerado el potencial de una brusca caída. Mientras que un controvertido informe encargado por la Asociación de Bookmakers Británicos previó que hasta 4.500 locales podrían cerrar, más de la mitad de todas las tiendas en el Reino Unido, los cálculos de las grandes casas de apuestas hasta el momento indican un número cercano a los 2.300.

En el centro de la ciudad de Birmingham, se mezcla la imagen inicial que surge entre los clientes y el personal de los locales de FOBTs. La apuesta limitada a £ 2 estuvo vigente allí desde principios de marzo, como parte de un ensayo diseñado para ayudar a las empresas a comprender el impacto y gestionar la transición.

"Es una mierda", dijo un jugador de ruleta en una sucursal de Ladbrokes. "Tienes que jugar por más tiempo", apuntó.

Pero estuvo de acuerdo en que la menor participación, por definición, limita la cantidad que se puede perder. "Para ser honesto, creo que todos estos lugares deberían estar cerrados. No tengo un problema con el juego, pero conozco a otras personas que lo tienen".

El personal dijo que el impacto de la apuesta de £ 2 en el comercio había sido notable pero no devastador. "La primera vez que los hicimos, la gente se mostró un poco rara, pero están reaccionando", dijo un empleado de Coral -propiedad como Ladbrokes- de GVC, con sede en la Isla de Man. La tienda, agregó, no sufrió problemas.

En un local de Betfred, un miembro del personal habló de "críticas mixtas", mientras que un empleado de William Hill adoptó un enfoque igualmente optimista sobre el tema.

"Hemos perdido un poco de negocio, pero no ha sido tan malo", dijo. "Usted se sorprenderá de cómo algunas personas comienzan. Están diciendo 'perdí todo mi dinero la semana pasada y ahora me estás impidiendo recuperarlo'. Eso no tiene sentido para mí. Si perdiste tu dinero, perdiste tu dinero".

Lo que está claro es que los corredores de apuestas están respondiendo al cambio regulatorio de maneras muy diferentes.

Durante la campaña de lobby altamente política sobre las FOBT, Paddy Power fue una voz solitaria y disidente dentro de la industria. No se espera que ninguna de sus 320 tiendas cierre, en parte porque evitó la estrategia "FOBT-pesada" adoptada por los rivales.

Si bien se enfocó en las apuestas deportivas tradicionales, los pares abrieron tiendas en "grupos" locales, evitando las regulaciones que limitan el número de FOBT por tienda, a cuatro unidades. El resultado fue una gama de tiendas en todo el Reino Unido que son insostenibles sin ese ingreso.

En una de las sucursales de Paddy Power en Birmingham, un letrero informa a los apostadores del "nuevo y emocionante" juego de ruleta de 2 libras. Sin embargo, un letrero destacado en William Hill, por el contrario, recuerda a los clientes que el gobierno tiene la culpa de echar a perder la diversión.

No es de extrañar que William Hill, y otros, estén resentidos, opina el diario The Guardina. La ruleta FOBT era una licencia para imprimir dinero como ninguna otra, proporcionando £ 1.700 millones de los ingresos anuales de £ 3.200 millones de los grandes apostadores. Una forma de cerrar la brecha es buscar reducciones en los alquileres, haciéndose eco de las medidas desesperadas que están tomando cada vez más otros minoristas, que luchan contra la competencia online.

Otra opción es desviar a los jugadores hacia juegos de apuestas alternativos.

El personal de William Hill muestra un juego que ofrece a los fanáticos de las FOBT un eco pálido de la ruleta de apuestas altas, dentro de las nuevas reglas, por supuesto.

Los jugadores solo pueden poner £ 2 de su propio dinero, pero pueden colocar otros £ 28 de fichas virtuales en la mesa de la ruleta digital. Si el jugador tiene suerte, la máquina apostará todas las £ 30 de esas fichas, reales y virtuales, con un premio máximo de £ 500.

El mismo juego se ofrece en las cercanías del local de Betfred, pero las probabilidades no son favorables y se necesitan dos minutos para perder £ 20.

Como reveló The Guardian el mes pasado, Ladbrokes está decidiendo a qué personal se le encargará dirigir a los clientes a productos alternativos, particularmente máquinas tragamonedas y online.

Pero las casas de apuestas deben tener cuidado. La Comisión de Juegos de Azar advierte que, con al igual que con las FOBT, está "observando de cerca la protección de los jugadores en otras máquinas".

También está centrando su atención en los juegos de azar online, que atraen cada vez más el mismo tipo de atención política y normativa no deseada que llevó a restringir las FOBT.


 

 

Fuente:www.theguardian.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner