"En todos los casinos de la provincia de Buenos Aires hay cerca de 800 trabajadores de las dos ramas (juego y maestranza) que tienen continuidad desde agosto de 2011. Llevan más de 8 años firmando contratos", dijo Marcos Labrador, secretario adjunto de la Asociación de Empleados de Casinos.
Más allá de destacar que el incumplimiento viene desde hace años, Labrador indicó que en la paritaria 2018 se había acordado un incremento salarial, "que con la inflación que hubo resultó insuficiente, pero que además estaba atado al pase a planta permanente para que los contratados logren la estabilidad laboral", agregó el dirigente.
En esa línea, recordó que el gobierno provincial le había pedido a los trabajadores que cumplan con determinados requisitos para poder avanzar en ese compromiso y todos cumplieron. "Lo que falta es voluntad política para firmar el pase", sostuvo.
A su vez, el dirigente gremial mencionó que en los últimos dos años fueron "muy castigados" por el gobierno provincial con "amenazas de cierre de algunas salas".
"Hemos logrado postergar el cierre de los casinos de Necochea y Mar de Ajó para después de Semana Santa 2020 con la esperanza de que con un cambio de gobierno y la asunción de (Axel) Kicillof se pueda abrir un nuevo canal de diálogo para sostener las fuentes laborales", recalcó.