La Legislatura Porteña Define El Negocio Del Juego Online

La legislatura porteña tiene todo listo para aprobar el jueves venidero modificaciones clave para el negocio del juego online, con el cual el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, piensa recaudar 500 millones de pesos más por año. Se debatirá una ley para prevenir la ludopatía junto a los cambios a la actual regulación para habilitar la explotación de las apuestas virtuales a las empresas de juego presencial.

Por último, se sumará una cláusula que prohibirá la entrega de licencias a personas con procesamiento firme judicial.

La idea original, antes de comenzada la pandemia, era entregarle el negocio a empresas que no tengan casinos físicos en CABA. De esta manera, Federico Achával (Hipódromo de Palermo) y la empresa CIRSA, dueña de los casinos flotantes, quedarían afuera. Esto tenía un condimento político y es que los socios políticos de Rodríguez Larreta, sobre todo la Coalición Cívica, no querían permitirle el ingreso a Achával por ser exsocio del empresario Cristóbal López.

Además, si bien López vendió su parte del negocio años atrás, el oficialismo insiste con que podría estar detrás aunque no en los documentos oficiales. Pero la pandemia y el cierre de los casinos hizo que Larreta revea esta situación. Las empresas advirtieron que 7.500 personas trabajan directamente en el rubro y se suman 2.500 más del tipo golondrina (eventos, feriados). Por esta razón, el sindicato también sirvió como herramienta de presión. Para quitar esa traba el jueves se aprobarán los cambios y podrán tener su permiso para explotar la actividad.

Más allá de los cambios que propuso la agencia de Loterías de la Ciudad, se incorporó el concepto de "ficha limpia" con la inclusión dentro del listado de inhabilitados a tener un permiso a "las personas con procesamiento firme o elevación a juicio por delitos como la trata de personas, extremismo o tráfico de drogas, personas o armas, lavado de activos, delitos comprendidos en la Convención Interamericana contra la Corrupción o aquellos delitos donde el sujeto pasivo sea la Administración Pública".

Las empresas no pagarán un canon, sino que el Estado se
quedará con un porcentaje de lo apostado (calcula el gobierno entre 15 y 20% de cada apuesta, dicen las empresas el 10%) más 6% de Ingresos Brutos. El permiso será por un lapso de cinco años y lo manejará exclusivamente el Ministerio de Hacienda porteño.

El oficialismo descuenta que los cambios más importantes se aprobarán. Sin embargo habrá debate sobre algunos aspectos. La Coalición Cívica busca que solo se pueda apostar con tarjeta de débito, no de crédito, como sucede ahora en Gran Bretaña. Así se evitará la acumulación de tarjetas de un solo cliente para evitar la ludopatía. El gran problema está en la manera de controlar otros puntos. Buscan evitar que puedan apostar menores de edad así como también beneficiarios de planes sociales o aportes como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Además, la norma señala que "la materialización de la apuesta tiene que ser en CABA". Es decir, que solo podrían jugar los que vivan en Capital Federal, aunque legisladores dijeron a PERFIL que el texto aún está sujeto a revisión por dudas a la hora de llevar la norma a la práctica. Desde LOTBA no descartan terminar, a futuro, haciendo acuerdos con las provincias para permitir que se juegue desde otras jurisdicciones.

Por último, hay un fuerte debate por la publicidad. La oposición, y algunos dentro del oficialismo quieren prohibir expresamente cualquier tipo de publicidad. Y dejar abierto a un nuevo debate si las empresas que exploten el negocio pueden publicitar en entidades deportivas, ya que se podrá apostar a todo tipo de resultados. La alternativa que plantean es que ese aval deba ser puesto a consideración expresa de los socios de cada institución. Todo esto será materia de debate en la sesión del jueves 24.


 

 

Fuente:www.perfil.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner