La iniciativa ha partido de Rebeldía Joven, la corriente juvenil de Podemos, muy activa en la denuncia de las casas de apuestas en la región.
En un vídeo subido en redes critican que mientras que las bibliotecas tienen solo un 50% de aforo y cierran a las 8 de la tarde por la pandemia, las casas de apuestas mantienen un 60% de aforo y están abiertas hasta las 12 de la noche.
“Estamos hartos de las condiciones actuales de las bibliotecas”, afirman y denuncian la situación de muchos jóvenes que no cuentan con internet en sus casas para poder estudiar, mientras se permite la entrada en estas salas de juego siendo incluso menores de edad.
Los jóvenes de Podemos mandan un mensaje a la presidenta Díaz-Ayuso y al alcalde Martínez-Almeida, trasladándoles su malestar y su hartazgo: “Queremos bibliotecas, no casas de apuestas. Queremos estudiar y asegurarnos un futuro, no que sigan arruinando a la clase obrera de nuestro país. Con las bibliotecas no se juega”, subrayan.