Marina Bay Sands: Dos Años De Juego Y Lujo En Singapur

El edificio del Marina Bay Sands se ha convertido en uno de los más emblemáticos, fotografiados y visitados de Singapur desde su inauguración en 2010. Su espectacular silueta no puede pasar desapercibida, especialmente por la noche cuando sus miles de luces se reflejan en las tranquilas aguas de la bahía. Este 23 de junio la superestructura asiática cumple 2 años de vida.

Vivimos en una época en que los records duran poco, pero a día de hoy, ostenta el título del hotel más caro del mundo, dejando en un segundo plano al Hotel Emirates Palace de Abu Dhabi inaugurado en 2004. La construcción del hotel Marina Bay Sands ha costado alrededor de 5.400 millones de dólares, incluido el coste del solar.

La crisis económica en la que varios países del mundo se encuentran inmersos sirve también para evidenciar hacia qué partes del mundo se mueven los flujos de capital, y Singapur es uno de estos lugares donde la palabra 'crisis' debe sonar a ciencia ficción.

Detrás de la inversión multimillonaria

Si nos fijamos en la parte final del nombre Marina Bay Sands, posiblemente adivinemos quién se esconde detrás de esta inversión milmillonaria: Las Vegas Sands Corp., o sea el americano Sheldon Adelson, el rey de los casinos, quien dice estar dispuesto a invertir en España -pronto a definirse si lo hará en Madrid o en Barcelona-, la friolera cantidad de 6.000 millones de euros para levantar un "Eurovegas", a cambio de unas condiciones muy, pero que muy cuestionables. 

Y es que estos tipos de infraestructuras, tales como el Marina Bay Sands, no consisten sólo en un hotel, sino que se trata de un casino disfrazado de hotel, un paraíso del juego para la creciente clase media asiática. Las Vegas Sands Corp., es especialmente conocida por sus grandes complejos en Las Vegas y también en Macao, hasta ahora principal destino de los jugadores asiáticos.

Pero como una cosa no quita la otra, hay que reconocer los méritos arquitectónicos de este peculiar edificio, al estudio del canadiense Moshe Safdie, arquitecto de origen judío igual que el promotor Sheldon Adelson.

La superestructura

Si se contempla el edificio desde diferentes perspectivas puede apreciarse que su diseño está inspirado en un castillo de naipes, muy acorde con el objetivo por el cual ha sido construido. El complejo está formado por tres torres independientes de 55 plantas destinadas a hotel, pero lo que más llama la atención es la plataforma apoyada sobre ellas cuya forma recuerda a un barco para unos, a una tabla de surfing desplazándose en el aire, para otros.

Esta singular plataforma está situada a 200 metros de altura y tiene una longitud de 340 metros, finalizando en uno de los extremos con un voladizo que sobrevuela la torre norte unos 67 metros. Esta zona, conocida como Sands Skypark, está concebida a modo de terraza, de mirador sobre la ciudad de Singapur y sobre la bahía, con una espectacular piscina de nombre 'Infinity pool' que tiene 150 metros de longitud con borde infinito tal como dice su nombre, y capaz de contener 1440 m3 de agua. 

Pero semejantes dimensiones requieren de ciertas precauciones arquitectónicas. Es por eso que bajo esta piscina se diseñaron cuatro juntas de dilatación que tienen en cuenta el movimiento natural de las torres permitiendo un desplazamiento total de 500mm. Las altas torres también están diseñadas para soportar el viento y los posibles movimientos del terreno, por lo que se han instalado unos gatos hidráulicos bajo la piscina que permitirían, si fuera necesario, el ajuste adecuado para garantizar que el borde invisible de la piscina permanezca horizontal.

Más que una comodidad

El observatorio con vistas de 360º está abierto al público y se puede acceder de forma gratuita, aunque para disfrutar de la piscina Sands Skypark debe uno estar alojado en el hotel.

Cenar en el restaurante Sky on 57, endulzarse en The Chocolate Bar, tomar una copa en el KU DÉ TA bajo las estrellas o bailar en la discoteca, son otras de las alternativas para disfrutar de este magnífico mirador.

Además de las 2560 habitaciones de hotel y de las más de 2300 máquinas del casino, el conjunto cuenta con un gran centro de convenciones y exposiciones de 120.000m2, con un enorme teatro, un gran centro comercial y varios restaurantes, seis de los cuales regentados por cocineros de prestigio internacional, los llamados celebrity chef. 

Uno de ellos es el Restaurante Santi, en honor al gran chef Santi Santamaría que falleció inesperadamente en 2011, precisamente cuando se encontraba en la ciudad de Singapur. Estos seis restaurantes de celebrity chef se encuentran alrededor de un mismo atrio que mira como un
gran balcón sobre el casino, impresionante visto desde arriba. Sacar fotos es algo totalmente prohibido casi como lo son también los precios de estos restaurantes. El menú degustación en el Santi cuesta 385 SGD, unos 235EUR por persona.

Las apariencias no engañan

Si el exterior del Marina Bay Sands sorprende, su interior es también espectacular. Un canal recorre una parte del centro comercial que permite incluso un paseo en barca, las estructuras acristaladas predominan en el amplio recinto y varias obras de arte sorprenden al visitante. 

Una escultura de 40 metros de largo realizada con 16.000 barras de acero con un peso de 15 toneladas, fue encargada a Anthony Gormley. Chongjin Zheng fue el creador de las tres grandes macetas de 83 metros de altura con varios árboles en su interior.También llama la atención la enorme fuente que vacía su contenido en forma de remolino y deja caer por el agujero central el gran chorro de agua en el interior del centro comercial, justo dentro del canal navegable.

El centro comercial es la sede de las más prestigiosas marcas cuyos precios están al alcance de unos pocos. Aquí se encuentran Chanel, Dior, Escada, Burberry, Fendi, Veneta, Gucci, Hermès, Prada, Ralph Lauren, Salvatore Ferragamo, Yves Saint Laurent, Alfred Dunhill, Bottega veneta, Miu Miu y otras tantas que representan el lujo y el glamour, en unas tiendas espaciosas aunque con escasa clientela. 

Mención aparte recibe la Louis Vuitton Island Mansion, la única en el mundo que ocupa un Pabellón de Cristal en el waterfront. Además de las tiendas de lujo, el centro comercial The Shoppes at Marine Bay Sands ofrece también varios restaurantes, unas 50 opciones en total, tanto informales como más posh. Un anillo de 600m2 para practicar skating es otra de las atracciones en el interior del centro.

Diversión y cultura

El edificio en forma de flor de loto que destaca en el exterior del complejo, se trata del Museo de Arte y Ciencia. También lo podemos imaginar como una mano donde cada dedo ofrece espacios de exhibición por temas. El arquitecto Moshe Safdie confiesa que es lo más complicado que ha diseñado en términos de estructura. Cuando llueve, el agua se canaliza a través del lobby del edificio creando una caída de agua de 35 metros sobre su propio espejo. Las galerías superiores flotan sobre el agua y las principales en el nivel inferior se encuentran sumergidas. Las 'puntas de los dedos' son un complejo receptor de luz, con un sistema que dosifica su intensidad según la luminosidad del día.

"El futuro del desarrollo turístico" 

Así de rotundo ha resumido el magnate Sheldon Adelson, presidente de Las Vegas Sands Corp., el concepto del magnífico proyecto que montó en Singapur.

Adelson explica que "para los países preocupados por impulsar el turismo y la creación de nuevos puestos de trabajo, el modelo de resort integrado es inigualable". En este sentido y poco tiempo después de su inauguración, Adelson afirmó que "Marina Bay Sands pasará a ser el punto de referencia en Singapur, con el que todos los nuevos proyectos turísticos serán evaluados", y no se ha equivocado.

Thomas Arasi, presidente y consejero delegado de Marina Bay Sands, ha explicado en la línea de Adelson que "el hotel ofrecerá entretenimiento, ocio y una experiencia empresarial como ninguna otra en el mundo." "Esperamos atraer a más de 70.000 visitas al día y 18 millones de visitantes al año después de nuestra completa apertura", calculaba Arasi hace dos años.

Inaugurado el 23 de junio de 2010, su ceremonia no escatimó en gastos. Y es que la presentación fue a cargo de Bruce Willis y con la participación de artistas de la talla de Diana Ross con la presencia de varias estrellas de Bollywood. La inauguración ha sido una fiesta por todo lo alto, a la cual asistieron reconocidos chefs y personajes de la moda y de la vida nocturna, entre otros.

A lo largo de estos dos años de vida, el Marina Bay Sands siguió inaugurando espacios adicionales como teatros, museos y pabellones, hasta transformarse innegablemente, en uno de los iconos del Skyline de Singapur, ciudad que a través de este complejo arquitectónico demuestra al mundo su poder económico.


 

 

Fuente:mttj-viajesyexperiencias.blogspot.com.ar y www.eleconomista.es

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner