El Triunfo De Correa, Mucho Más Ajustado De Lo Esperado

En lo que terminó siendo un resultado agridulce para el oficialismo, que apostaba a una victoria contundente, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, logró validar en un referéndum celebrado anteayer sus propuestas para reformar la justicia y regular a la prensa, pero por un margen mucho menor que el esperado. Las diez preguntas a contestar se referían a la caducidad de la prisión preventiva; restricciones a los negocios de banqueros y dueños de medios de comunicación, sustitución y modificación del Consejo de la Judicatura; el castigo al enriquecimiento privado no justificado y la prohibición de los juegos de azar y las corridas de toros, entre otros temas.

"Hemos tenido una nueva victoria electoral contundente, sin atenuantes, que tal vez ha sido la más difícil", de las seis obtenidas en línea desde 2007, había dicho el mandatario socialista, que mencionó inicialmente una ventaja de "20 puntos porcentuales".

Sin embargo, nueve de las diez reformas planteadas por Correa recibían ayer un apoyo que oscila entre 44,4 y 49,9%, escrutado un 30% de las mesas (8903 de las 29.688), según el Consejo Nacional Electoral (CNE). El respaldo al no fluctuaba entre el 40 y el 44% de los sufragios, de acuerdo con el escrutinio, que incluye votos blancos y nulos.

Más allá de la derrota, dirigentes de la oposición relativizaron el triunfo de Correa, que endureció su postura frente a este sector tras la rebelión policial del pasado 30 de septiembre.

"¿De qué triunfo están hablando? Este es un mensaje contundente a Rafael Correa que le está diciendo que cambie de actitud", expresó el ex presidente Lucio Gutiérrez, a quien Correa acusó por la sublevación policial. "Tenemos que cumplir el mandato popular, pero los resultados en sí no dan esa goleada anunciada por el gobierno", opinó Alberto Acosta, ex ministro de Correa y actual líder opositor.

Durante la campaña, el oficialismo había vaticinado un victoria de hasta cuatro a uno, evocando el triunfo de abril de 2009, cuando Correa fue reelegido en primera vuelta con 52% de los votos, frente a 28% de Lucio Gutiérrez (2003-2005).

Sin embargo, la victoria fue muy apretada, especialmente en la polémica propuesta de crear un "consejo de regulación" de los contenidos mediáticos y la instauración de
"responsabilidad ulterior" de la prensa, muy debatida, que tenía un apoyo de 44,4% contra un 43,4% de rechazo, según el escrutinio.

La mayor ventaja era de 9,8 puntos (49,8% contra 40,03%) en la iniciativa que, para combatir la inseguridad, propuso evitar que los presos sin sentencia recobren la libertad con maniobras dilatorias y castigos a las autoridades judiciales que demoren los procesos.

De todos modos, Correa, con una popularidad de 65%, según una reciente encuesta, consideró ayer que la victoria es el "voto de confianza" que pidió en la campaña y "un gran impulso" para su proyecto de "revolución ciudadana".

Agregó que afrontará sin pausa el "desafío de iniciar lo más rápido la transformación" del sistema de justicia, cada vez más cuestionada por su lentitud y por sus altos niveles de corrupción, en momentos en que la inseguridad está en auge.

La cuestión judicial implicará disolver temporalmente el Consejo de la Judicatura para que una comisión tripartita, con un delegado del gobierno, reestructure el sector, que Correa afirmó está carcomido por la "podredumbre y la decadencia" que generan inseguridad.

Correa advirtió además a la prensa que no tolerará "mentiras", luego de que el referéndum también prohibiera a los medios y los bancos tener inversiones en otros campos de la economía.

"La prensa corrupta y la mala prensa tienen mucho que temer", advirtió el mandatario, a quien opositores acusan de querer concentrar más poder controlando la justicia y a los medios independientes.


 

 

Fuente: Diario La Nación

 

 


 
Banner
Banner
Banner