Murió Hiroshi Yamauchi, Alma Máter De Nintendo

La feria de videojuegos Tokyo Game Show, que comienza este fin de semana, se vestirá de luto tras el anuncio del deceso de Hiroshi Yamauchi, el hombre que convirtió Nintendo en líder mundial del entretenimiento electrónico. El expresidente de la empresa tenía 85 años.

Hiroshi Yamauchi, nieto del fundador de Nintendo, llegó a la dirección de la empresa en 1949, cuando era una firma dedicada a las cartas que coleccionan los jóvenes japoneses, una mezcla entre juegos de rol y los cromos de pegar en un álbum. Un portavoz de la empresa fue el encargado de anunciar que esta mañana se produjo el deceso de Yamauchi, la persona que impulsó el cambio en el ocio electrónico.

"El señor Yamauchi nos ha enseñado que hay valor en ser diferente", afirmó el presidente de Nintendo, Satoru Iwata, en un comunicado. "Vamos a seguir para cambiar con flexibilidad la forma de Nintendo de una era a otra, como ha hecho Yamauchi y Nintendo, como compañía, mantendrá viva su alma", agregó.

El primer paso fue hacer un juego de cartas, Donkey Kong, un personaje que aún sigue vivo en portátiles y modelos de sobremesa. Después la máquina conocida en Japón como Famicon y NES en el resto del mundo por las siglas de Nintendo Entertainment System. Durante más de una década su marca fue equivalente a consola.

Más allá de Japón se le llamaba, con cariño, en el mundo del videojuego, Yamauchi San, tal y como lo hacen los trabajadores de la propia empresa. 

Se retiró en 2002, en plena revolución de juego online, gráficos en tres dimensiones y propuestas más agresivas lideradas por Sony y su PlayStation, enfocada en un público algo más maduro y menos familiar.

Yamauchi dejó las riendas de la empresa en manos de Satoru Iwata, actual presidente. Él ya había cumplido con la reconversión, ya había puesto al Walt Disney del videojuego, Shigeru Miyamoto, en lo más alto con las sagas de Mario y Zelda. El videojuego moderno buscaba nuevas formas de interacción. La llegada de Wii, su último gran éxito, lo vivió ya con su jubilación.

La última consola que lanzó al mercado durante su presidencia fue la poco exitosa Gamecube, que no consiguió hacerse con un hueco en el mercado, pues llegó tarde al terreno que había conquistado Sony con PlayStation.

En el Tokyo Game Show, la mayor feria de videojuegos de Asia, no hay stand de Nintendo. Cuando se conoció la noticia, el recinto había cerrado las puertas. El hombre que dio un giro radical a una empresa tradicional y marcó el rumbo en el ocio electrónico era el segundo mayor accionista de Nintendo en el momento de su muerte y estaba entre la veintena de fortunas más grandes del país.

 


 

 

Fuente:www.elpais.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner