La Iglesia Bautista Encabeza La Lucha Contra El Juego En EE.UU.

Uno de los problemas que deben enfrentar los operadores de casinos de algunos estados norteamericanos, es el crecimiento de los sectores vinculados a la iglesia bautista en los círculos políticos. Uno de los casos más paradigmáticos es el de estado de Kentucky, donde los bautistas representan el 25 por ciento de los 4 millones y medio de habitantes.

En los Estados Unidos los bautistas constituyen el 17 por ciento de la población total adulta y 13,7 por ciento del Congreso, según un relevamiento del Centro de Investigaciones Pew. En el Estado de Kentucky, este grupo religioso compone casi la mitad del senado y el 33 por ciento de la Cámara de Representantes y las leyes que apoyan son las que se oponen a la proliferación de casinos, al matrimonio gay y a la libertad religiosa.

En el seno de la legislatura de Kentucky, los congresales afirman que el alto número de bautistas que conforman la asamblea estatal, están cortando las posibilidades de que en el Estado se pueda desarrollar la industria del juego. Según explica Paul Chitwood, director ejecutivo de la convención bautista de Kentucky y representante de 2.500 congregaciones religiosas con 750 mil miembros, cree que los funcionarios y representantes no deberían tomar una "posición bíblica" en sus tomas de decisiones para solucionar los problemas. En el mismo sentido, Greg Stumbo, presidente de la Cámara y bautista practicante, es una de las voces que apoya la expansión del juego en el estado en contradicción con la mayoría de sus compañeros de congregación.

En las antípodas de esta postura, el senador republicano Whitney Westerfield, utiliza versículos de la biblia para oponerse o apoyar los debates en el senado. El asegura que la palabra de Dios es muy clara, concreta y bien definida. Para él los impuestos que se puedan recaudar a través de los juegos de azar, la lotería y los casinos, no son más que impuestos de pobres y no cree que se debería utilizar las pérdidas de los habitantes de Kentucky para pagar
por las necesidades de la comunidad.

Posturas como la del senador Westerfield son las que están deteniendo la ampliación del juego en este estado, incluso los hipódromos, que están esperando la posibilidad de operar casinos para aumentar sus ingresos y competir con sus estados vecinos, se enfrentan a la férrea oposición de la bancada bautista. Si bien la expansión del juego tuvo un guiño favorable en ambas cámaras y en las dos bancadas, los religiosos insisten que los juegos de azar son peligrosos para la sociedad y blanden versículos de la biblia en contra de "este mal".

Los más moderados, como el demócrata Arnold Simpson, y que apoyan la enmienda para la expansión de los juegos de azar, dijo que "hay que equilibrar estos temas y llegar a un acuerdo con ellos". La gran oposición a los juegos de azar se encuentra en las zonas rurales, en donde la religión va de la mano con la política, lo que hace que los pobladores se opongan firmemente a los juegos de casino ya casi como un dogma.

El estado de estancamiento de la legislación que permitiría la ampliación de la oferta lúdica, no sólo está privando al estado de una interesante entrada de dinero al erario público sino que está echando por tierra los planes de los hipódromos. Sin embargo, los criadores de caballos de pura sangre creen que el tema es mucho más complejo y que deberían ver las experiencias en otros estados. Para David Switzer, director ejecutivo de la Asociación de pura sangre de Kentucky, cree que el interés del gobierno estatal de ampliación del juego, es sólo por mero interés recaudatorio para tapar los agujeros presupuestarios.


 

 

Fuente:www.htrnews.com

 

 


 

Comentarios  

 
+1 # OBSERVADOR 18-04-2014 07:58
Soy un cristiano bautista residente en Basauri, Vizcaya, al norte de España.
¿Los Bautistas están en contra de la libertad religiosa?. ¿Cómo se puede afirmar esto?. Los Bautistas históricamente han sido defensores de la libertad religiosa para todos. Han sido perseguidos por todas las religiones, pero ellos nunca han perseguido a nadie.
Somos cristianos consecuentes, y nos parece que el vicio del juego no es bueno para la sociedad. El dinero hay que ganarlo trabajando, siendo ahorradores y abriendo comercios y empresas, siendo emprendedores. Parece que la noticia está patrocinada por un "lobby" del juego.
Saludos.
 
Banner
Banner
Banner