Cierra Otro Casino En Atlantic City

Al cierre del Atlantic Club en enero y la segunda declaración de quiebra la pasada semana por parte del Revel, se suma ahora el fin de actividades del Showboat, convirtiéndose en el tercer casino de la ciudad de Atlantic City en Nueva Jersey, que deja de operar en un mercado que no logra recuperarse y que año tras año pierde visitantes e ingresos, pese a ingentes esfuerzos para contrarrestar esa tendencia.

Los trabajadores del Showboat recbieron la amarga noticia de que el casino y hotel de 1.300 habitaciones cerrará el 31 de agosto, dejando sin trabajo a unas 2.100 personas.

El caso del Showboat es sólo el último signo de sufrimiento en uno de los mayores mercados de juegos de azar en Estados Unidos, donde los ingresos de la industria tomaron un vuelo en picada, del máximo de U$S 5.200 millones en 2006 a los 2.900 millones de dólares el año pasado.

El gobernador Chris Christie inició un plan de cinco años para revivir la industria de los juegos de azar en la ciudad, y en posicionarla como un magnífico centro turístico a orillas del mar. La legalización del juego online en el territorio se pensó como otra medida para impulsar los ingresos.

Caesars Entertainment, propietario del Showboat, dijo el viernes que su decisión fue provocada por la "persistente disminución en los niveles de negocio" y los altos impuestos a la propiedad en Atlantic City.

Sin embargo, Bob McDevitt, presidente del sindicato Local 54 de Unite Here, un gremio que representa a miles de trabajadores de los casinos en Atlantic City, denunció la medida, diciendo que era "un acto criminal" contra la gente de la ciudad el cerrar un casino que registró un beneficio operativo en marzo.

Jan Jones Blackhurst, vicepresidente ejecutivo de Caesars Entertainment, respondió que el Showboat con 27 años de funcionamiento no genera actualmente dinero, después de pagar sus deudas y los impuestos a la propiedad. Es una cuestión de triage para una empresa que también opera el Harrah, Caesars y casinos de Bally en Atlantic City.

"Fue una decisión difícil", dijo Blackhurst. "Pero cuando el mercado se desliza desde los U$s 5.000 millones a U$s 3.000 millones, tienes que redimensionar para proteger al resto de los puestos de trabajo e ingresos en Atlantic City".

Aún así, Caesars es una de las empresas que se espera que haga una oferta por el casino hotel Revel en una subasta de bancarrota prevista para el 6 de agosto. Revel, que abrió sus puertas hace dos años, dijo que podría cerrar tan pronto como el 18 de agosto en caso de no encontrar un comprador.

Durante años, los economistas y analistas hablaron en término teóricos de "saturación de casinos" en el noreste de Estados Unidos, pero los últimos hechos demuestran una realidad que sobrepasa justamente la teoria.

El mercado del juego de Atlantic City fue acosado por la competencia de Pennsylvania, que lo superó como el segundo mercado de los Estados Unidos después de Nevada, además de las pérdidas adicionales que sufrirá con los casinos que entrarán en funcionamiento en Nueva York y Maryland.

"Sabemos que el exceso de oferta de productos de juego es un asunto regional, como ya estamos viendo los efectos de la presión alrededor de Atlantic City", dijo Israel Posner, director ejecutivo del Instituto de Juegos de Azar, Hotelería y Turismo Lloyd D. Levenson del Stockton College.

Algunos analistas dicen que lo que está sucediendo en Atlantic City y otras zonas del país, es realmente bueno para un mercado que se ha vuelto demasiado grande para sostenerse.

"El cierre tiene sentido financiero para Caesars y es positivo para el mercado excedentario de Atlantic City", escribió la compañía en una nota a los inversionistas. "Showboat tiene alrededor de U$s 50 millones en costos de mano de obra y paga alrededor de U$s 15 millones en impuestos a la propiedad. Caesars recapturará probablemente la mayoría de los clientes del Showboat en sus otros tres establecimientos en Atlantic City".


 

 

Fuente:www.nytimes.com y hosted.ap.org

 

 


 
Banner
Banner
Banner