Nueva York A Un Paso De Otorgar Nuevas Licencias De Casino

Este miércoles, el estado de Nueva York decidirá cuales son las empresas de juego que obtendrán las cuatro licencias de casino, entre los 16 proyectos presentados para construir resorts en las tres regiones habilitadas para recibir en su territorio estos nuevos centros de juego y turismo.

La lucha más férrea por adjudicarse uno de estos permisos, se da entre el coloso Caesars Entertainment y Genting Group, que compiten por hacerse de la licencia para construir un centro de juego a unos 80 kilómetros de la "gran manzana" donde residen unos 8.4 millones de personas.

Genting aseguró que su proyecto no va a depender de los jugadores locales de Nueva York, pero aprovechará su enorme mercado asiático en el extranjero para atraer nuevos ingresos al casino, junto con la creación de más clientes de su actual hipódromo Aqueduct, en el Queens.

"Genting está centrado en ofrecer el mayor beneficio económico para el estado de Nueva York al recapturar dólares del juego que actualmente se gastan fuera del estado," dijo Michael Levoff, un vocero de Genting en Nueva York.

Por su parte, Caesars -cuya sede está en Las Vegas y es el operador más grande de Atlantic City-, propuso a su vez un casino en el condado de Orange, cerca del centro comercial Woodbury Common. La compañía dijo que aprovecharía su lista de 45 millones de jugadores, y recurriría a afamados chefs como Gordon Ramsay y Bobby Flay para que su proyecto de 880 millones de dólares atraiga la atención del público.

Otras empresas que cotizan en Bolsa, como Empire Resorts, Penn National Gaming, Churchill Downs y Full House Resorts, están entre las 16 ofertas que rivalizan con miras a obtener las cuatro licencias a otorgarse. Los ganadores serán seleccionados por el Gaming Facility Location Board el 17 de este mes.

Los miembros del panel que decidirán sobre la concesión de las licencias, dijeron que su decisión será tomada en base a la fortaleza de las propuestas y su potencial impacto económico en las comunidades aledañas. En los últimos meses estudiaron minuciosamente más de 75.000 páginas de los documentos de solicitud, escucharon a más de de 400 personas durante las sesiones públicas y evaluaron más de 3.000 comentarios recibidos.

Los gastos en los que incurrieron los oferentes, alcanzaron los 11 millones de dólares tanto en publicidad como en acciones de lobby durante 2012 y 2013, según estudios de un grupo de investigación de Nueva York.

De las tres regiones aprobadas para ubicar los casinos, la más apetecible para los operadores es la zona del condado de Orange y las montañas de Catskill un poco más al norte, que están a unos 80 kilómetros de la ciudad de Nueva York.

En esa región, las autoridades estatales tratan de lograr un equilibrio entre el crecimiento económico en Catskills, un destino turístico venido a menos, y la posibilidad de cosechar más ingresos fiscales en el condado de Orange, que está más cerca de la ciudad.

El estado de Nueva York se convirtió en el territorio más grande de Estados Unidos que pemite los casinos comerciales (aquellos que no están gestionados por naciones originarias), cuando los votantes aprobaron una enmienda constitucional del año pasado. Se espera que los impuestos originados por los juegos de azar generarán 430 millones de dólares al año.

El estado ya tiene nueve salones de máquinas tragamonedas en los hipódromos y cinco casinos de gran escala operados por tribus nativas bajo la ley federal.

"La decisión será tomada por un consejo independiente en un proceso creado para tal efecto", dijo el gobernador Cuomo en una conferencia de prensa el 11 de diciembre en Albany. "Ellos sólo deben hacer su trabajo y proceder conforme la ley y elegir a los mejores operadores".

Sin embargo la decisión de la Gaming Facility Location Board no es el pasaje final para conquistarse la licencia.

Las verificaciones de antecedentes y los exámenes de impacto ambiental deberán serán completados, y las licencias deberán adjudicarse formalmente por la Comisión de Juego del estado. Asimismo las empresas adjudicatarias deberán hacer frente a las demandas por parte de opositores locales a la expansión del juego que se ven afectados por el incremento futuro del tráfico, los efectos ambientales en sus poblaciones, y la mayor edificación, entre otros.

Esta expansión en el sector de los juegos de azar, una industria que mueve 38.000 millones de dólares en Estados Unidos, se produce luego de que en 2013 su crecimiento se desacelerara un 1.2 por ciento, frente al 4.8 por ciento del 2012, apuntó Fitch Ratings el mes pasado en un informe.


 

 

Fuente:www.elfinanciero.com.mx y www.poughkeepsiejournal.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner