Inédito conflicto en Costa Rica ante la sanción de una nueva ley de juego

En un inédito debate a la luz pública entre organismos del estado nacional, Costa Rica se prepara para sancionar una nueva ley de juego. El proyecto de esta norma cambia el organismo ejecutor del control y de allí la polémica. Sin que se haya dicho expresamente, sobrevuela la cuestión un brumoso manto de sospechas.

La Junta de Proteccion Social (JPS) acusa al Poder Ejecutivo de querer quitarle el dominio de los juegos de azar y lotería, y dejarse el control de estas actividades. De esta manera, aunque sin decirlo expresamente, el organismo cubrio de un brumoso manto de sospechas las motivaciones acerca de este cambio jurisdiccional planteado en el articulado de una normativa en debate.

Francisco Ibarra, gerente de la JPS, afirmó que el proyecto de Ley de Regulación de Apuestas, Casinos y Juegos de Azar deja tal potestad en manos del Ministerio de Gobernación.

El plan tiene el expediente 17.551, y es otro intento del Poder Ejecutivo por generar recursos, por medio de impuestos, para financiar planes de seguridad.

"Lo que queremos es que este proyecto respete el ámbito de aplicación de la ley de loterías", dijo ayer Ibarra.

La preocupación se da pues considera ambigua la iniciativa de ley porque en su artículo primero señala que la nueva ley "no será aplicable a los juegos organizados o autorizados por la Junta de Protección Social".

Sin embargo, en el apartado 100 establece que se deroga "cualquier otra disposición que se oponga a la presente ley".

El gerente agregó que aunque está de acuerdo con la intención del Gobierno de conseguir recursos para la seguridad ciudadana, la institución no apoyará que se haga
a costa de debilitar a la JPS.

El proyecto crea una Junta de Control de Apuestas, Casinos y Juegos de Azar, a cargo del Ministro de Gobernación, y no incluye a la Junta de Protección Social.

Esa pretensión, según Ibarra, va en contra de la ley 8718, aprobada por el Congreso el año pasado, que da exclusividad a la JPS sobre el control de los juegos de azar.

Actualmente, la legislación deja en manos de la JPS "las apuestas deportivas, los juegos, las videoloterías y otros productos de azar, en el territorio nacional, a excepción de los casinos".

Solo en apuestas deportivas, la Junta de Protección planea recaudar $40 millones al año.

Con el nuevo impuesto sobre casinos y juegos de azar, el Poder Ejecutivo espera una recaudación entre de $40y $50 millones por año.

El diputado Guillermo Zúñiga, del Partido Liberación Nacional, expresó sus dudas sobre la capacidad del Ministerio de Gobernación para recaudar impuestos.

Se intentó conocer el criterio del ministro de la Presidencia, Marco Vargas; sin embargo, no contestó a las llamadas a su celular.

 

El texto completo del proyecto de ley AQUI


 

 

Fuente: http://www.nacion.com/

 

 


 
Banner
Banner
Banner