Recorte De Subsidios Preocupa A Industria Del Turf

Algunas administraciones estatales de los Estados Unidos se están replanteando la otorgación de susbsidios a la industria de carreras de caballos, lo que pondría en crisis a operadores y criadores de caballos que desde hace tiempo luchan por mantener a flote el sector.

Veinte estados otorgan una parte de los ingresos provenientes de casinos y tragamonedas, para ayudar a impulsar las carreras de caballos, según la Asociación Americana de Juego (AGA). El objetivo es lograr premios mayores, caballos de primer nivel, y generar más apuestas en las carreras, ayudando a reactivar una industria otrora popular.

Pero frente a los déficits presupuestarios de las regiones y la competencia entre casinos limítrofes, algunos legisladores están reevaluando estas medidas, según consigna la agencia Associated Press.

"Cada pista local y cada grupo de jinetes locales siempre restá preocupado por eso", dijo Christopher Scherf, vicepresidente de la Asociación de Carreras de Pura

sangre con sede en Maryland. "Los políticos ven a alguien que tiene dinero y averiguan en que pueden utilizarlo. Eso es lo que hacen".

En general, los subsidios para las carreras se desprenden de un porcentaje del fondo estatal proveniente de los ingresos por el juego y tragamonedas, con normas estrictas sobre cómo se gasta el dinero.

Massachusetts, por ejemplo, otorga el 75% del dinero a la industria de las carreras de pura sangre y el resto para las carreras de trote. Las dos industrias deben luego dedicar el 80% a los premios de carreras, el 16% hacia carreras reservadas a los caballos criados en Massachusetts, y un 4% a las prestaciones de salud y de jubilación para los trabajadores de esa industria.

Estos subsidios son un salvavidas crucial para las carreras, que observaron la disminución constante en toda una serie de parámetros de la industria, incluyendo el número de razas y nacimientos decaballos de carreras, y la actividad general de las apuestas, de acuerdo con datos del Jockey Club.

Pocas pistas aun mantienen los mismos números de asistencia, porque el número de espectadores disminuyó de manera dramática, dijeron los expertos.

Sin embargo, hubo más de 1.100 millones de dólares en premios en efectivo en 2014, gracias en gran parte a los subsidios de carreras, lo que generó más de U$$ 400 millones para las arcas ese año, de acuerdo con la Asociación de Carreras de Purasangre.

El ejecutivo de carreras Louis Raffetto dijo que el subsidio es un pequeño precio a pagar para preservar miles de puestos de trabajo en las pistas y en los establecimientos de cría. "Es minúsculo, en el gran esquema de las cosas. El beneficio económico es bien vale la pena".

En Nueva Jersey en 2011, el gobernador Chris Christie puso fin a un subsidio directo de U$S 30.000.000 a la industria de las carreras, por parte de los casinos de Atlantic City.

Los legisladores de Virginia Occidental también consideraron volver a ajustar el porcentaje de ingresos de máquinas tragamonedas, que es desviado a la industria hípica en los últimos años.

El debate acerca de los subsidios se desarrolló en Iowa, Indiana, Delaware y también en otros lugares.

En Pennsylvania el año pasado, el representante estatal. Todd Stephens propuso reorientar U$S 250 millones del fondo de las carreras de caballos del estado para las escuelas públicas, señalando que un príncipe saudí y otros ricos propietarios de caballos extranjeros estaban entre los beneficiarios de los premios en metálico.

"No es tarea del gobierno el elegir a los ganadores y perdedores", dijo Stephens esta semana. "Me opongo en general al capitalismo de amigos y programas de bienestar de corporaciones".

Los activistas de los derechos animales tampoco están de acuerdo con estos subsidios, porque sugieren que animan a los propietarios que persiguen altas ganancias, seguir utilizando caballos que son vulnerables a las lesiones; una afirmación que fue rechazada por la industria.

Sal Sinatra, presidente del Jockey Club de Maryland, que supervisa el Pimlico Race Course de Baltimore, dijo que la industria corre el riesgo de perder los subsidios, a menos que pueda demostrar a los legisladores que están comprometidos con la inversión y el crecimiento del sector. "De lo contrario, sólo se ve como si se estuviera dando dinero a los malos", apuntó.

En Massachusetts, el tema de los subsidios pasaron a primer plano debido a que los propietarios de Suffolk Downs, última pista de Nueva Inglaterra, quieren reconstruir la propiedad, dejando a la industria sin una sede.

Los propietarios de caballos y criadores, esperan que los legisladores les permiten utilizar los ingresos de los fondos de carreras, para construir un nuevo centro ecuestre y el hipódromo.

De los 48 estados con juego legalizado en EE.UU., 20 designan una parte de los ingresos por los juegos de casino y tragamonedas a la industria de las carreras de caballos: Arkansas, Delaware, Florida, Idaho, Illinois, Indiana, Iowa, Kentucky, Louisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, New Mexico, New York, Ohio, Oklahoma, Oregon, Pennsylvania, West Virginia y, Wyoming.


 

 

Fuente:hosted.ap.org

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner