Denuncian Mafia De Apuestas En El Tenis Español

Una red de apostadores que recorre de ciudad en ciudad el circuito español de tenis para lucrar a través de apuestas que realizan en situ, sobornando a tenistas y presionando a sus entrenadores y clubs, es la última denuncia que se suma a un largo capítulo de partidos amañados, acusaciones, y algunas sanciones.

Un numeroso grupo de jóvenes concurre día a día a los torneos y se define como "seguidores del circuito ITF femenino". Pero hay un trasfondo. Esos muchachos, de entre 20 y 30 años, se dan cita en el lugar por las apuestas, algo que han convertido en su "modo de vida", según denuncia hoy el periódico español Marca.

En su informe bajo el título de "Mafia en el tenis", se explica que este grupo, que en su mayoría arriba de Zaragoza y Murcia, apuesta desde la cancha teniendo en cuenta la "falla del sistema" de publicación de resultados online, que demora cerca de 30 segundos desde el final de cada punto. Si bien está prohibido el uso de telefonía desde el lugar del partido para apuestas, el control de esto es extremadamente difícil.

La Federación Internacional de Tenis (ITF) obliga a los jueces que dirigen los partidos de sus torneos a transmitir en directo los resultados de los mismos, sirviéndose de una PDA, a la web de Livescore. Precisamente la fuente que muchas otras webs utilizan para sus apuestas en directo.

No obstante, no sólo se quedaron en esa ilegalidad, sino que fueron un poco más allá. "Oye, te doy 5.000 euros si pierdes este juego con tu servicio", abre el texto de Marca replicando una escena que se dio en el IV Torneo Internacional Femenino WTA en Valdebernardo, Madrid.

Las apuestas no sólo van por el lado de esa ventaja de los 30 segundos que da la "falla del sistema". También buscan
arreglar resultados en su totalidad o incluso sets, quiebres o cantidad de games teniendo contacto con jugadores, entrenadores y familiares, en algunos casos también haciendo uso de amenazas.

A cambio de una cuota mensual de ganancias, los cerebros de la red venden apuestas a estos jóvenes y los dirigen en la distancia. No sólo para que apuesten in situ con sus móviles en los torneos femeninos designados, sino para que tanteen a jugadoras allí presentes, algunas muy jóvenes, y les ofrezcan dinero por dejarse ganar o por favorecer sus pronósticos.

La ITF, consciente de esta red nociva para el tenis y para los futuros talentos, trabajan para desalojar a esta mafia de las apuestas gracias a los clubes privados de tenis que se reservan el derecho de admisión, puesto que las instalaciones públicas no pueden privarles la entrada a las pistas. "Mira a ver si te va a pasar algo por no dejarnos entrar", son algunas de las amenazas que reciben los responsables de los centros que limitan o niegan el acceso a los apostantes. A menudo, incluso increpan a viva voz a las tenistas durante le partido para que cedan, para generar tensión en ellas y así hacerlas fallar.

"Apuestas y cosas raras ha habido siempre, pero en los últimos meses en España se ha vuelto insoportable por culpa de estos apostadores", lamenta al diario Marca un entrenador del circuito femenino.


 

 

Fuente:www.marca.com y espndeportes.espn.go.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner