Acusan A Sheldon Adelson De "Bajar Línea"

Dos días después de que los abogados del magnate estadounidense de los casinos Sheldon Adelson perdieran en sus intentos de retirar a un juez en una demanda contenciosa que amenaza su imperio del juego, una llamada llegó al teléfono del editor del periódico más importante de Las Vegas.

Casi de inmediato, los periodistas fueron convocados a una reunión con el editor y el consejo general y se les dijo que debían monitorear las acciones legales de ese juez y de otros dos en la ciudad. Cuando los periodistas protestaron se les dijo que se trataba de una instrucción que llegaba "desde arriba" y que no había ninguna otra opción al respecto.

No está claro si Adelson -que entonces estaba en conversaciones para la compra del periódico Las Vegas Review-Journal-, o sus asociados estaban detrás de esa directiva o incluso si la conocían. Pero la "bajada de línea" se produjo en la primera semana de noviembre, cuando las negociaciones sobre la venta de ese diario estaban llegando a su fin. Fue una coincidencia inquietante para muchos en la ciudad que se preocupan por cual será ahora, el papel del periódico que es propiedad de Adelson, multimillonario de la industria del juego y prominente donante republicano, con una historia de agresividad en perseguir sus intereses, según cita el New York Times.

Las sospechas sobre sus motivos para el pago de la suntuosa suma de 140 millones de dólares por el periódico el mes pasado, se basan en su reputación en Las Vegas, como una figura cómoda en el uso de su dinero en apoyo de sus numerosas preocupaciones empresariales y políticas, dijeron más de una docena de actuales y ex empleados del Review-Journal y figuras cívicas locales que trabajaron estrechamente con el magnate

"Me resulta difícil creer que iba a sobrepagar por el diario sin tener alguna agenda en mente", dijo Jon Ralston, columnista y presentador de "Ralston Live", un programa televisivo político en Las Vegas.

En un comunicado, Mark Fabiani, un experto en la gestión de crisis y vocero de Adelson, comparó la compra del Review-Journal a las de los multimillonarios John Henry, quien compró el Boston Globe, y Jeff Bezos, que compró el Washington Post , en años recientes. Siempre se plantean preguntas cuando un multimillonario compra un diario, dijo. "Pero con el tiempo se responden estas preguntas, y al final los periódicos a menudo se benefician de la fortaleza financiera que los nuevos propietarios ofrecen".

Durante una semana, Fabiani se negó varias veces a responder a preguntas sobre el hecho de que los jueces de Las Vegas discutieron durante las conversaciones por la venta. Sin embargo, dijo en una declaración escrita que el Review-Journal había informado sobre casos de negocios, antes de que Adelson estuviera involucrado, y el periódico no publicó ningún artículo basado en el monitoreo a los jueces por los periodistas.

Consultado por la preocupación de que Adelson trató de influir en los asuntos de la ciudad, Fabiani dijo que el magnate "tiene más dinero personal invertido en Nevada que casi nadie, y por eso es comprensible que esté muy involucrado en todos los aspectos de la comunidad de Las Vegas", cita el artículo del New York Times.

Durante cinco años, Adelson y sus abogados se enfrentaron con frecuencia con Elizabeth González, la juez que supervisa una demanda contra su compañía, donde un ex ejecutivo de Las Vegas Sands denunció sobornos a funcionarios en Macao (donde Adelson opera casinos), y la posible presencia allí de la delincuencia organizada.

El caso, que está siendo tratado en la Corte Distritual del Condado de Clark, podría tener repercusiones importantes para el futuro de Adelson en la industria del juego, y su equipo de abogados VIP luchan vigorosamente al respecto.

El 4 de noviembre, cuando Adelson ya estaba en conversaciones para la compra del Review-Journal, la Corte Suprema de Nevada rechazó una petición de Sands China para retirar a la juez González de la supervisión de la demanda. La compañía dijo que las decisiones y observaciones formuladas por González en la Corte reflejan un prejuicio en contra de Adelson y de Sands.

González sancionó dos veces al equipo de Adelson, encontrando que había omitido revelar información e ignorado una de sus órdenes. Una vez, mientras que Adelson estaba dando testimonio, le amonestó llegará a discutir conmigo".

El caso que González supervisa comenzó en 2010 cuando el ex presidente ejecutivo de Sands en Macao, Steven C. Jacobs, presentó una demanda de despido injustificado, alegando que fue alejado de su cargo por negarse a cumplir las órdenes de Adelson, que él consideró eran ilegales, incluidos los pagos a los funcionarios locales, que podrían violar la Ley de Anticorrupción en el Extranjero. Adelson y Las Vegas Sands insistieron en que no hizo nada fuera de la ley y que Jacobs fue despedido por justa causa y está en busca de un dinero como indemnización que no se merece.

Si las alegaciones formuladas en la demanda resultan ser ciertas, podrían tener consecuencias significativas para Adelson y Sands, porque la ley de Nevada prohíbe a dueños de casinos, entre otras cosas, la asociación con miembros del crimen organizado. Adelson y su compañía rechazaron las alegaciones, pero el juicio llevó a la Comisión de Bolsa y Valores y al Departamento de Justicia a abrir investigaciones sobre Las Vegas Sands.

En un reciente presentación a la Comisión de Bolsa y Valores, Sands dijo que estaba cooperando con las investigaciones federales, pero no podía predecir sus resultados o el impacto potencial. Adelson habló de su interés en la compra del Review-Journal, que tiene una tirada de poco menos de 200.000 ejemplares y es una voz influyente entre los líderes cívicos, durante varios años, de acuerdo con fuentes que tienen conocimiento de su relación con el diario. Los periodistas se preocupan acerca de que se sentirán presionados a cubrir las noticias -como esta causa legal-,
de manera diferente.

Entre otras cosas, Adelson es un feroz opositor a la regulación de la marihuana, que estará en la boleta electoral de Nevada en 2016, y a los juegos de azar online, que sigue siendo un tema activo en el estado. También está involucrado en otros pleitos contenciosos que fueron objeto de una cobertura crítica por parte de los medios.

El Review-Journal tiene una inclinación libertaria, y su página editorial está de acuerdo con Adelson en algunos temas. Pero también fue incansable en su cobertura de noticias relacionadas al magnate, incluyendo artículos sobre la demanda que se lleva a cabo en la Corte de González.

El editor del periódico, Jason Taylor, ahora requiere que los reporteros y editores obtengan su permiso escrito antes de cualquier artículo sobre el Review-Journal o sobre la adquisición de Adelson se publique.

No está claro si Taylor recibió instrucciones para hacerlo. Tampoco estaba claro, dijeron los miembros del personal, si Adelson y su familia habían directamente orquestado cuestiones desde la venta. Podría ser el caso, dijeron, que la gestión del diario o ayudantes de Adelson, habían estado actuando de forma preventiva para satisfacer lo que pensaba Adelson, conocido por ser un hombre exigente.

Forbes estimó su patrimonio neto en alrededor de U$S 25.000 millones, y se conoce que viaja con un séquito de guardaespaldas. Otorga su generoso respaldo a los políticos locales y nacionales, y pone sus considerables recursos hacia los problemas locales y nacionales sobre los que siente fuertemente atraído.

"Cuando usted tiene todas las canicas, usted puede hacer las llamadas", dijo Carolyn Goodman, el alcalde de Las Vegas. "Y él tiene todas las canicas".

El 10 de diciembre pasado, un acuerdo para la adquisición del Review-Journal dispuesto por el yerno de Adelson se concretó, dejando a los vendedores, una empresa gestionada por el grupo de inversión Fortress, con una ganancia estimada de casi U$S 60 millones. Se realizó a través de una compañía de Delaware recientemente incorporada liderada por una pequeña editorial de periódicos en Connecticut, Michael E. Schroeder, y Adelson y su familia no reconocieron que eran los compradores hasta que las noticias al respecto lo revelaron.

Algunos miran a Israel, donde Adelson posee un periódico nacional gratuito llamado Israel Hayom, como una guía potencial para sus intenciones. El diario fue fundado en 2007 y fue acusado de apoyar las posiciones conservadoras de Benjamin Netanyahu, el líder de la oposición parlamentaria y ahora primer ministro, y de la utilización de miles de millones de Adelson para socavar a sus competidores de Israel. Adelson e Israel Hayom insisten que el diario ofrece una cobertura imparcial.

En Las Vegas, Michael Green, profesor asociado de historia en la Universidad de Nevada, dijon que Adelson parece esperar obtener un poder político cada vez mayor, proporcional a su asombrosa riqueza. También puede estar tomando enfrentamientos políticos de forma más personal, agregó.

La primera incursión de Adelson en la política local llegó en 1996, cuando ayudó a derrocar a un demócrata de la Comisión del Condado de Clark, que tiene jurisdicción sobre el Strip de Las Vegas. En 1998, se involucró aún más, contribuyendo con más de U$S 2 millones en un esfuerzo por derrotar a tres demócratas en la Comisión. Los tres, sin embargo, ganaron la reelección.

Otro objetivo político el mismo año parecía más personal: Shelley Berkley, ex asesor de Adelson en Sands Corporation, estaba realizando su primera campaña para el Congreso. Anteriormente Berkley dijo que Adelson había sugerido que él la respaldaría, si ella cambiaba de partido y competía pro su candidatura como republicana. En cambio la despidió en 1997, después de que ella sugirió que hacía contribuciones a los jueces para ganarse sus favores.

Adelson realizó donaciones al oponente de Berkley y la atacaron en los anuncios de televisión. Ganó todos modos. A pesar de su apoyo a Israel continuó a oponerse a ella durante sus 14 años en la Cámara y envió a millones en contribuciones en la lucha contra ella en su campaña perdidad para el Senado en 2012.

En 2014, cuando la juez González estaba por la reelección, los asociados de Adelson aparentemente trataron de reclutar candidatos para desbancarla. David Thomas, un consultor político que trabajó en la campaña para la juez González, dijo que dos personas le dijeron por separado que los asociados de Adelson se les habían acercado para ver si iban a operar en su contra.

La demanda que la juez González está supervisando está lejos de ser la primera causa judicial de Adelson. Ex empleados lo demandaron, alegando que discriminaba contra ellos. Y presentó una serie de demandas por difamación en los últimos años, entre ellos una contra el Daily Mail y otra contra un reportero del Wall Street Journal. También demandó a un columnista del Review-Journal, John L. Smith, por difamación por un libro que había escrito.

Mientras que varios de esas causas fueron resueltos fuera de la Corte o prescribieron, Adelson ganó su casusa por daños y perjuicios contra el Daily Mail y todavía está llevando a cabo su acción contra el periodista del Wall Street Journal.

Pero incluso muchos de aquellos con los que se enfrentó en ocasiones en la ciudad de Las Vegas expresan una especie de admiración por él.

"Sheldon es Sheldon", dijo el alcalde Goodman. "Él es una personalidad fuerte". Y agregó: "pero nunca he sido intimidado por él. Me siento cómodo con él".


 

 

Fuente:www.nytimes.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner