Ideó Un Ingenioso Sistema Para Robar Fichas, Pero Lo Descubrieron

Un croupier del casino londinense Cromwell Mint, ubicado en South Kensington, fue despedido luego de que la empresa descubrió que a través de un ingenioso sistema se robaba miles de libras esterlinas en fichas.

La estafa cometida por el empleado de origen rumano, se perpetraba desde hacia varios meses, y consistía en dejar caer las fichas en un bolsillo falso en sus pantalones, que se conectan a sus medias a través de un tubo.

El croupier a continuación, pasaba las robadas a una cómplice femenina -descripta como una "bella de Europa del Este"-,durante sus descansos en los que salía del edificio con la excusa de fumar un cigarrillo.

Se cree que otro amigo también visitó el casino a los pocos días, haciéndose pasar por un cliente, para sacar provecho de las fichas robadas.

Aunque no está exactamente definida la cantidad que el croupier robó al casino Cromwell Mint en South Kensington, al oeste de Londres, se cree que la policía encontr unas 12.000 libras esterlinas en efectivo cuando registraron su apartamento.

Los responsables de la seguridad del casino comenzaron a sospechar del empleado, y realizaron un completo seguimiento de su conducta mediante las cámaras isntaladas en la sala de juegos. Durante una noche de trabajo el pasado mes, el casino se las arregló para que fuera inspeccionado por personal de seguridad, justo antes
de que entregara las fichas robadas.

Una fuente del casinodijo que "las fichas, literalmente cayeron de él como cuando quedó fuera en la calle. Incluso tenía algunas escondidas en sus calcetines".

El casino dio aviso a la policía que intervino de inmediato, pero no presentó cargos, si bien el croupier fue despedido. "Fue despedido en el acto, pero fue muy afortunado en irse sin ser acusado", dijo la fuente del casino.

El casino es propiedad de Genting, una corporación de Malasia, que también opera el más antiguo club privado británico de juego, Crockfords, fundado en 1828, en las cercanías de Mayfair.

El último caso similar registrado en Gran Bretaña fue hace seis años, cuando Wayne Wagner fue sorprendido guardando fichas en su calcetín, mientras trabajaba en el Grosvenor Victoria Casino en el centro de Londres.

Wagner mantuvo el engaño durante seis años, y se estableció que llegó a embolsarse hasta 1.000 libras al mes antes de ser capturado. Fue encarcelado durante 15 meses después de haber admitido el robo de 69.000 libras.

En 2006, el jefe de casino Paul Kennedy fue encarcelado durante 20 meses, por el robo de 1.000 £libras en fichas de juego todos los días durante cuatro años.


 

 

Fuente:www.dailymail.co.uk

 

 


 
Banner
Banner
Banner