El Hipódromo De La Zarzuela Recupera Su Imagen Original

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobó el Plan Especial que regulará las obras de rehabilitación y ampliación del Hipódromo de la Zarzuela, que devolverán a este recinto deportivo las formas arquitectónicas con las que fue diseñado en 1934.

Tras la aprobación inicial de este documento, que favorece también la funcionalidad de las instalaciones tanto para las carreras de caballos como de las actividades derivadas de este uso, se abre un plazo de información pública de un mes, según ha informado el Ayuntamiento.

El documento urbanístico hace hincapié en el respeto a los valores históricos, artísticos y arquitectónicos del Hipódromo, una construcción que se incluye en el Catálogo de Edificios Protegidos del Plan General de Madrid con nivel 1 de protección -el máximo posible- y que fue declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, en octubre de 2009.

Las obras autorizadas contemplan la adaptación y redefinición de los recorridos peatonales y de los que utilizan los caballos, la recuperación de la fachada del restaurante, el derribo de construcciones sin valor adheridas a los edificios históricos y la restauración de las tribunas actualmente en desuso.

Se rehabilitarán las estructuras y las envolventes de las tribunas para recuperar su diseño, incluyendo los tambores de comunicación vertical.

Asimismo, se hace viable la recuperación de las galerías de comunicación, hoy desaparecidas, y del aspecto original del paddock, evitando así los cruces que se producen actualmente en los recorridos de los caballos hacia la pista y del público en general.

En la zona de ensilladeros se define un espacio para futuras ampliaciones y, por último, en el área de servicios y venta de entradas se generan los espacios necesarios para facilitar el tránsito de espectadores, así como su comodidad y seguridad en todo el Hipódromo.

Todas estas actuaciones, cuyo plan urbanístico se autoriza, cuentan con la aprobación de la Comisión Institucional para la Protección de Patrimonio Histórico, Artístico y Natural (CPPHAN) del Ayuntamiento de Madrid.

Cerrado durante ocho años

Desde que sonara el primer pistoletazo de salida en 1941, las carreras de caballos han hecho el deleite de aficionados de manera ininterrumpida hasta 1996. Volvería a abrir en el año 2005, ocho años después.

¿El motivo?: "no era productivo", explica el jefe de prensa del Hipódromo. Los caballos dejaron de galopar debido a la inviabilidad de la empresa gestora.

Según ha informado el jefe de prensa, Patrimonio Nacional convocó varios concursos para adjudicar la gestión, "pero todos fueron fallidos. Se echaron atrás porque las obras que había que hacer eran muchas", recuerda. Además, las empresas extranjeras que se mostraron interesadas finalmente también se echaron atrás porque la ley española establece 17 leyes de juego diferentes, una por cada comunidad autónoma.

Finalmente, en 2003, por un mandato del Congreso de los Diputados que establecía la necesidad de reabrir el recinto, Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y Loterías y Apuestas del Estado (LAE) constituyeron la sociedad Hipódromo de La Zarzuela, que fue la encargada de resucitar el recinto en 2005.

Durante estos casi seis años (en octubre se cumple su sexto aniversario) se ha trabajado para ampliar las instalaciones pero también para devolver al recinto su aspecto original, su sabor de siempre. Cuando finalicen las obras, en primavera de 2012, las estructuras recuperarán el diseño que mostraron en la década de los treinta.

Sus diseñadores entonces fueron los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez con la colaboración del ingeniero Eduardo Torroja, que fue el autor de las tribunas, aunque debido al estallido de la Guerra Civil no se inauguró hasta el 4 de mayo de 1941, siete años más tarde.

El Hípódromo, con más de 600 caballos, además de atraer al público por sus carreras, es un centro de entrenamiento.


 

 

Fuente:www.elmundo.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner