Avanza El Proyecto Para Expandir Las Tragamonedas En Florida

Los legisladores de Florida se enfrentan a lo que tradicionalmente ha sido uno de sus retos más difíciles: la aprobación de una nueva ley de juego que permitirá la expansión de las actividades de este sector comercial en el estado.

En el año 2010, lo hicieron autorizando el primer acuerdo entre el estado y la Tribu Seminole, lo que permitió a esa nación originaria a operar máquinas tragamonedas y blackjack en la mayor parte de sus siete instalaciones de juego. Los legisladores se enfrentaron a una amenaza de aprobación federal para el juego, sabiendo que el estado recibiría 1.000 millones de dólares de los Seminoles lo largo de cinco años.

Ahora, cinco años más tarde, los legisladores se enfrentan a un nuevo mega acuerdo de juego con los Seminoles, pero que llega con una serie de otras cuestiones que afectan a todos los aspectos del juego en ese estado, que van desde las pistas de caballos y canódromos, hasta el nuevo fenómeno de los juegos de deportes de fantasía.

A cambio de permitir a la tribu agregar juegos de dados y mesas de ruleta en sus casinos, los Seminoles se han comprometido a pagar al estado U$S 3.000 millones durante siete años, con la posibilidad de que el acuerdo negociado por el gobernador Rick Scott, genere algo como U$S 10.000 millones a Florida durante su vida útil de 20 años.

Significativamente, el Comité Financiero y Tributario de la legislatura votó el lunes 12-5 por el proyecto de ley de juego (HB 7109), siendo el segundo comité en aprobar la legislación en la Cámara, que históricamente ha sido el que más se opone a la expansión de los juegos de azar en el estado. El proyecto de ley está ahora preparado para una votación en el pleno.

El martes, sin embargo, en el Senado se aplazó la votación sobre el proyecto.

El senador Tom Lee, presidente del comité del Senado teniendo en cuenta el proyecto de ley, dijo que no estaba seguro si el Senado considerará la legislación antes del final de las sesiones, que están previstas concluir el 11 de marzo.

Lee dijo que algunos senadores seguían oponiéndose al proyecto de ley, ya que es una expansión significativa de los juegos de azar.

El presidente de Finanzas e Impuestos Matt Gaetz, R-Fort Walton Beach, describió el proyecto de la Cámara como un intento de acercarse al Senado. "En muchos sentidos, este es nuestra carta de amor al Senado", dijo.

Pero Gaetz también advirtió a los legisladores que hay un "muy alto costo por la inacción", incluyendo la pérdida del contrato de U$S 3.000 millones.

Gaetz dijo que en un acuerdo de juego, también se podrían resolver demandas por parte de los Seminoles y otros intereses de apuestas mutuas, que amenazan con despedazar el panorama actual del juego.

Además de permitir a los Seminoles expandir los juegos en sus instalaciones, el proyecto de la Cámara permitiría canódromos, algunas pistas de carreras de caballos y algunos frontones de Jai Alai (pelota vasca) para poner fin a los eventos en vivo y continuar con otros juegos de azar, incluidas las salas de juego.

El proyecto de ley permitiría algunas pistas, fuera de la zona sur de la Florida, en las cuales instalar tragamonedas, aunque la legislación prohíbe específicamente cualquier máquina en las pistas dentro de 100 millas del Seminole Hard Rock Hotel Casino en Tampa.

Votantes del Condado de Washington han aprobado la instalación de tragamonedas en su condado, pero las autoridades estatales deben aún aprobarlo.

Algunos de los beneficios de la oferta de Seminole, así como la expansión del juego en las otras instalaciones de apuestas mutuas, se utilizaría para impulsar las bolsas de premios en las pistas de caballos de pura sangre en Tampa y al sur de Florida, en un esfuerzo por reforzar la industria de cría de caballos del estado.

Un componente crítico en el acuerdo es una medida adjunta, que es una enmienda constitucional que requeriría la aprobación de los votantes en todo el estado por las futuras expansiones de juegos de azar en el estado, una vez que se promulgue esta legislación de juego.

El legislador José Félix Díaz, republicano por Miami, que ha sido el principal negociador de la Cámara en el acuerdo por el juego, dijo que la enmienda constitucional sobre futuras expansiones de juego sigue siendo una diferencia clave con el Senado.

Díaz y Gaetz dijeron también que a causa de los cambios en la evolución del proyecto de ley de ambas cámaras, el estado tendrá que negociar el acuerdo de juego con los Seminoles una vez que la legislación sea aprobada.


 

 

Fuente:www.newsherald.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner