Apostadores Online En La Mira De La Agencia Tributaria

Tres años después de que la Oficina Nacional de Investigación del Fraude de España (ONIF), enviara a todas las casas de apuestas con licencia para operar en el país un especial requerimiento acerca del dinero apostado por sus clientes, muchos jugadores se encuentran ahora en una situación incómoda, por la cual se les exige pagar impuestos por sus ganancias.

El Ministerio de Hacienda pedía para los años entre 2008 y 2011 "relación de jugadores que han obtenido premios en cuantía individual superior a 300 euros" en un solo premio o "que la suma anual de los mismos supere los 2.500 euros", según informa El Confidencial. Les reclamaba la fecha de las ganancias, el juego usado y que los agruparan por jugador y año. Para el año 2012 pedía la misma información pero siempre restando las pérdidas.

La razón es que el 1 de enero de 2012 entró en vigor una reforma legal que permitía deducirse las pérdidas del juego. Hasta entonces, lo que un jugador perdiera en el casino era un tema privado pero debía tributar por lo ganado. En la práctica daba igual lo que dijera la ley: el dinero que ganaban los jugadores estaba fuera del radar de Hacienda porque nadie pagaba por lo que se llevaba en un local de juego. Sin embargo, con el juego online eso cambiaba. Con ayuda de las casas de apuestas, Hacienda podía conocer al detalle ingresos y pérdidas de cada jugador. Si no cambiaba la ley se producía el absurdo de que uno debía pagar impuestos por lo que ganaba sin tener en cuenta que minutos antes podía haber perdido. Como si tributara por cada mano de póker ganadora sin descontar las perdedoras.

Pero como el juego online empezó antes que la ley, Hacienda encontró un filón. Y comenzó a levantar actas a jugadores interpretando la ley al pie de la letra. Exactamente haciéndoles pagar por cada mano ganadora pero sin tener en cuenta las manos malas, que en algunos casos son mayoría.

Tal es el caso de una joven de Zaragoza que jugaba apuestas deportivas online. "Las ganancias en el año 2010 ascienden a un importe total de 1.058.492 euros", según la documentación de la inspección de Hacienda en poder de El Confidencial. Podría parecer un buen negocio, pero la siguiente frase del acta de liquidación de Hacienda, fechada el pasado 27 de abril, lo descarta: "Junto con dichas apuestas ganadas la contribuyente realizó otras apuestas sin ganancia en las que, por tanto, perdió lo apostado, por un importe total de 1.053.756,13 euros". Es decir, que en un año
de juego ganó 4.736,66 euros.

"El obligado tributario dejó de ingresar un total de 447.183 euros, al no incluir en su declaración las ganancias obtenidas del juego", indica el acta. La delegación de Zaragoza admite que la jugadora perdió casi tanto dinero como ingresó, pero recuerda que "con anterioridad al 1 de enero de 2012 no cabe computar en ningún caso las pérdidas derivadas de la participación del juego". Por eso le reclama casi 450.000 euros.

No todos son jugadores que perdieron dinero. Los hay que se dedican profesionalmente al juego y que también se vieron bajo la lupa de Hacienda. Un jugador profesional de póker que tuvo problemas con Hacienda opina que la aplicación de la ley es "un absurdo total. Al final de una noche a veces gano 50.000 euros pero he perdido 49.800. ¿Cómo voy a tributar por los 50.000?". Además, los casinos no dan justificantes de pérdidas. En los casos de partidas de póker, cuenta, la Agencia Tributaria recurrió a las ganancias que calcula la web thehendonmob, algo que no considera válido porque la misma página advierte de que sus datos no sirven para temas fiscales.

Muchos afectados temen ser señalados como jugadores, otros no quieren que sus vecinos conozcan sus problemas fiscales y todos temen que Hacienda les apriete aún más. Hasta final de junio la Agencia Tributaria tiene de plazo para multar por el ejercicio de 2011, antes de que entrara en vigor la ley, así que no hay nadie a salvo de recibir nuevas sanciones.

Es lo que le ocurre a un joven castellano, que hace años descubrió las apuestas al tenis online. Desarrolló un método exitoso: miles de pequeñas apuestas, seguir todos los partidos, cambiar incluso la apuesta en medio del punto."Si llega una mala racha sigo, sin cambiar la forma". Llegó a ganar unos 40.000 euros en un año, pero Hacienda le reclama mucho más. No pagó y está en pleitos, pero ya tiene la cuenta embargada. Cuando encuentra un trabajo tiene que dar explicaciones y Hacienda le exige recargos que le arruinarían. "Yo ganaba dinero pero hay gente que perdía y que también está recibiendo la cartita".


 

 

Fuente:www.elconfidencial.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner