En Chile, Condenan A Jugadores De Póker Por Fraude

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Antofagasta en Chile, condenó por fraude en el juego a un grupo de jugadores de póker que engañaron al Casino Enjoy de Antofagasta durante una partida de naipes para quedarse con 130 millones de pesos (U$S 196.820).

Según informó la Fiscalía, cinco acusados ganaron de manera ilegítima el juego de naipes Caribbean Póker, luego de haber organizado y llevado a cabo las estrategias para obtener la certeza de que ganarían.

Los imputados se organizaron en grupo en el cual cada uno de ellos asumió un rol determinado a fin de poder eliminar el azar del juego, algo que es esencial en un juego de casino, transformándolo de este modo en una certeza de victoria.

Conforme a la investigación, la croupier Luisa Navarro Gil, -cómplice del engaño-, repartió los naipes a todos los jugadores, con la finalidad de aumentar el número de cartas que se juegan al mismo tiempo, y así no permitir que terceros ajenos al engaño participaran y pudieran alterar las jugadas.

De esta forma, uno de los jugadores logró armar una escala real y ganar 129.202.997 pesos, dinero que cobró en una de las cajas del recinto de entretención.

Tras varios meses de investigación, el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Antofagasta encontró culpables del delito de fraude en el juego a Ignacio Fernando Cabello Neveu (31
años), Luisa Viviana Navarro Gil (29), Walter Eduardo Ledezma Bórquez (30), Leonardo Fernando Olivares Ponce (38) y Juan David Rojas Yanten (40).

La decisión fue tomada tras acreditar las pruebas testimoniales, periciales, documentales, de fotografía y de video.

A la acusación fiscal adhirió la querellante, en este caso la empresa Escorial Ltda.

En tanto, la defensa de los imputados solicitó la absolución, argumentando que no hubo concertación, ni fraude y que el premio se obtuvo de manera legítima, mediante azar.

A todos los imputados se les reconoció la circunstancia atenuante de irreprochable conducta anterior, y se les aplicó una pena de 3 años y un día de presidio menor en su grado máximo además del pago de una multa de 21 UTM cada uno.

Visto que todos reunían los requisitos que dispone la Ley, se les sustituyó la pena privativa de libertad, por libertad vigilada intensiva, por el mismo lapso de la pena impuesta debiendo quedar sujetos a la vigilancia de Gendarmería de Chile.


 

 


 
Banner
Banner
Banner