Ministro Israelí Atacó A La Industria Del Juego

El ministro de Finanzas de Israel, Moshe Kahlon, atacó duramente a la industria del juego de azar legal, y prometió que mientras esté bajo su cargo controlar el Tesoro no se construirá ningún casino en el país. Para el funcionario el juego es un impuesto sobre los pobres, donde los riesgos son mayores que el rendimiento potencial personal y comunitario.

El ministro de Hacienda habló en una conferencia de prensa tras recibir un informe de la Comisión Especial sobre la industria del juego, que recomendó la prohibición de las tragamonedas y las apuestas en las carreras de caballos.

En su discurso, Kahlon calificó al dinero ganado a través del juego como "sucio" y dijo que "la gente necesita este dinero para comprar alimentos para sus hijos".

El ministro también descartó de plano la idea de construir un casino en Israel para atraer a los turistas. "Mientras yo sea el ministro de Finanzas, no habrá ningún casino en Israel", aseguró.

El juego legal en Israel está operado por dos entes: Toto, responsable de las apuestas deportivas, y Mifal HaPayis, que supervisa las loterías, billetes tipo raspa y gana y máquinas de juego. Estas últimas se introdujeron por primera vez por Mifal HaPayis en 2005.

Según el sitio web Ynet, la industria obtuvo unos 2.500 millones de dólares en 2015. Los beneficios procedentes de la industria del juego -luego de descontar gastos y pago de premios-, se destinan para el bien público como la educación, los centros comunitarios, y estadios deportivos.

Esa Comisión se encarga de investigar formas de aumentar la eficiencia de la industria del juego legalizado, y de encontrar maneras de reducir el impacto negativo de los juegos de azar.

En su informe final, se recomienda la prohibición del video poker, tragamonedas, y otras máquinas similares, junto con
las apuestas en las carreras de caballos, que considera a todas estas formas como adictivas. Además, La Comisión instó a poner un límite en el crecimiento en la industria a un 3% al año. Las cifras publicadas por el portal de noticias Ynet muestran que, de 2008 a 2015, los ingresos por el juego en Israel aumentaron un 10% al año. Además sugirió que la pérdida de ingresos se puede superar mediante la reducción de los gastos generales de los organismos responsables de los juegos de azar.

El ministro Kahlon sugirió que el dinero gastado en el juego era un impuesto sobre los pobres, señalando que estas máquinas están generalmente establecidas en las zonas económicamente más deprimidas.

"No es por casualidad que el día 28 del mes, el día que las personas reciben prestaciones (del gobierno), hay un fuerte aumento de los ingresos del juego", dijo el ministro.

Kahlon desestimó las afirmaciones de que los beneficios del juego se utilizan para el bien público, "Que no nos digan que este dinero se utiliza para la construcción de aulas", apuntó. También instó a los israelíes a estudiar y trabajar más, en lugar de los juegos de azar.

"Usted hace dinero trabajando sin juegos de azar", Enfatizó.

Según el portal Ynet, el ministro de Justicia, Ayelet Shaked, se comprometió a trabajar con el fiscal general para convertir en ley estas recomendaciones de la Comisión.

En mayo, Mifal HaPayis afirmó que de las 500 máquinas de juego que operaban en Israel, el 75% estaban ubicadas en las zonas más acomodadas.


 

 

Fuente:www.timesofisrael.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner