Tribunal Aplaza Decisión Sobre Casino Balear

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB), aplazará su decisión sobre la licencia de juego del Casino Teatro Balear hasta tanto no se resuelvan tres juicios que los promotores de la iniciativa mantienen con el Ayuntamiento de Palma.

Ese tribunal autonómico español decidió esperar a que antes se determine si el salón de juegos se puede ubicar donde antes funcionaba el Bingo Balear, es decir, en la plaza del Comtat de Rosselló.

Los promotores del bingo tienen tres pleitos pendientes contra el Ayuntamiento de Palma, que nunca les autorizó el casino porque contraviene la normativa urbanística del centro histórico de Palma. El TSJB acordó el pasado lunes en un auto, esperar a que se resuelvan estos tres contenciosos contra Cort, antes de decidir sobre la licencia autonómica del Gobierno.

Por ello, el tribunal suspende el proceso judicial contra el Gobierno balear hasta que haya sentencia en aquellos tres juicios. El TSJB razona la decisión en que se debe evitar el riesgo de que unas sentencias se contradigan con la suya.

En el presente caso, la empresa Casino Teatro Balear demandó a la Conselleria de Trabajo porque declaró la caducidad de la licencia de juego. La entidad argumenta que, si el casino no se pudo abrir en el plazo marcado, fue a consecuencia de lo que considera "una ilegal actuación del Ayuntamiento de Palma".

La licencia para abrir el segundo casino en Mallorca fue concedida en noviembre de 2013 y la empresa ganadora
tenía un plazo de doce meses para abrir las instalaciones. El Casino Teatro Balear solicitó una prórroga de seis meses, que expiró coincidiendo con las elecciones municipales y autonómicas de 2015. Tras la llegada del nuevo gobierno balear, la caducidad de la licencia de juego acordada en agosto de 2015 fue una de las primeras medidas que tomó el conseller Iago Negueruela tras llegar al Ejecutivo.

El conseller de Trabajo Negueruela, consideró ayer que la decisión del TSJB es razonable. En cualquier caso, recordó que se trata de una cuestión heredada de los anteriores equipos de gobierno del Partido Popular (PP), tanto en el caso de su departamento como el del consistorio de la capital.

En caso de que el Casino Teatro Balear mantuviera la licencia de juego autonómica, seguiría sin poder abrir sus instalaciones en el edificio de Comtat del Rosselló.

El Ayuntamiento de Palma insistió en los últimos años en que el salón de juegos vulnera la normativa urbanística de la capital por diversos motivos: la superficie total construida del local es superior a 300 metros cuadrados (el proyecto del casino quintuplica ese límite); porque no dispone de plazas de estacionamiento de vehículos; y porque el edificio del antiguo Bingo Balear es contiguo a viviendas de particulares.


 

 

Fuente:www.diariodemallorca.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner