Nueva York Recaudará Mas Impuestos Por El Juego Que Nevada

El estado de Nueva York podría este año recaudar más ingresos fiscales provenientes de los casinos que Nevada, dejando en el tercer lugar de la lista a la región que posee la capital del juego estadounidense, Las Vegas.

Bueno o malo, según como se lo mire, el hecho fue uno de los que surgieron este año el informe de 48 páginas del "Estado de los Estados" de la encuesta anual de la American Gaming Association (AGA), sobre la industria de los casinos publicada hace unas semanas.

El campeón del impuesto sobre juegos de azar en los Estados Unidos es Pennsylvania, que recaudó lnada menos que 1.380 millones de dólares en ingresos fiscales, casi U$S 500 millones más de lo que Nevada logró.

El estado de Nueva York es un relativo recién llegado a la industria, tras haber legalizado el juego en 2001 y abriendo su primer casino en 2004. El estado tiene nueve casinos que funcionan en los predios de pistas de carrera, y la mayor parte de las apuestas -un 70%- se realizan en dos establecimientos cercanos a la ciudad de Nueva York, el Resorts World Casino en Queens y el Empire City Casino en Yonkers.

En 2015, los casinos comerciales de Nueva York generaron U$S 888,4 millones en ingresos fiscales, que van principalmente al sistema educativo del estado.

En comparación, Nevada, que cuenta con 271 casinos operativos y está en el negocio desde 1931, generó U$S 889,1 millones en ingresos fiscales en 2015, lo que
representa un 0,87% más que en el 2014, mientras que el total de Nueva York creció un 2,8% respecto al año anterior.

Si esas tendencias continúan, es fácil prevér que los ingresos fiscales por juego de Nueva York superarán a Nevada.

Pero la gran diferencia es más sobre las tasas impositivas que el volumen. Dependiendo del tipo de propiedad del casino, Nueva York evalúa las tasas de impuestos entre el 31 y el 41%. Nevada tiene una tasa graduada que alcanza hasta el 6,75%. Las tarifas municipales y del condado pueden sumar hasta 1 punto porcentual.

Pennsylvania es más novato que Nueva York, habiendo legalizado los casinos en 2004 y viendo la primera apertura de un casino en 2007.

En Pennsylvania, las máquinas tragamonedas se gravan en un 55% y los juegos de mesa en un 16%. Los ingresos fiscales se destinan al alivio del impuesto a la propiedad, al desarrollo económico, al turismo, a la industria de las carreras de caballos y a los fondos generales de los gobiernos locales. Los ingresos fiscales subieron un 2,34% en 2015 respecto al año anterior.

Los 12 casinos que operan en ese estado generaron U$$ 3.170 millones en ingresos brutos por el juego en comparación con los 11.120 millones de dólares en Nevada.


 

 

Fuente:www.reviewjournal.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner