Un Clásico De Navidad

Desde hace más de 200 años los españoles esperan ver convertido en realidad el sueño de ganarse El Gordo de la Lotería de Navidad, que para muchos podría cambiar sus vidas, y este 22 de diciembre será nuevamente la fecha en que quienes hayan comprado un décimo, estarán atentos a que uno de los niños cantores de San Ildefonso pronuncie el afortunado número que tienen en sus manos.

El 18 de diciembre de 1812 se celebró en Cádiz el primer sorteo de Lotería de Navidad en España, aunque en aquel momento no se la llamó de esa manera. El primer afortunado del Gordo ganó 8.000 pesos fuertes por un billete que le había costado 40 reales. El número agraciado fue el 03604.

En aquel primer sorteo se utilizaron cédulas de papel en lugar de bolas de madera como en la actualidad, aunque estas aparecieron al año siguiente, en 1813. Sin embargo, los tradicionales bombos que ahora se usan todos los años se insatauraron en 1853.

Aunque este sorteo extraordinario se realizaba siempre en diciembre, no se le llamó Lotería de Navidad hasta 1892, cuando por primera vez aparece tal denominación en el programa de premios. Ese año el sorteo tuvo lugar el 23 de diciembre. Sin embargo, en los décimos no se incluyó la terminología de Lotería de Navidad hasta el año 1897.

Durante la Guerra Civil, en 1938, el sorteo se celebró en dos ciudades, pues cada bando empleó una sede distinta para celebrar su Lotería de Navidad. Los republicanos eligieron Barcelona como sede, mientras que el otro bando celebró el sorteo en Burgos.

La Fábrica Nacional de Moneda y Timbre comenzó a fabricar los décimos en 1940. Hasta entonces se hacían los décimos en talleres de impresión.

En 1941, se introdujeron los premios a los reintegros, algo que supuso que aumentaran las ventas de los décimos para este sorteo.

El primer sorteo que se televisó fue en 1957. Pero en aquel entonces no había comentarista, una figura que apareció en el año 1966.

Además, de celebrarse este sorteo de Navidad en diversas ciudades, también dentro de Madrid, que es donde se viene celebrando desde hace más de 50 años, ha pasado por varias sedes.

En 1963 se inauguró el edificio de la Lotería Nacional en la madrileña calle de Guzmán el Bueno, por lo que a partir de
entonces el sorteo de Lotería de Navidad se celebró ahí hasta que se quedó pequeño y se tuvo que buscar una nueva sede.

Este edificio de la calle Guzmán el Bueno vivió algunos de los cambios más importantes de la Lotería de Navidad como la participación de niñas de San Ildefonso por primera vez en el sorteo de 1984, al convertirse en mixta la residencia internado, o el cambio de los cánticos al pasar de la peseta al euro en 2002.

En 2010 se trasladó el sorteo de Navidad al Palacio de Congresos de Madrid. Y en 2012, se volvió a cambiar de lugar y se eligió al Teatro Real, escenario que lo acoge desde entonces cada 22 de diciembre.

Aunque la Lotería de Navidad viene celebrándose desde hace 204 años, el origen de la lotería en España se remonta a la época de la Guerra de la Independencia.

En 1811, el ministro del Consejo y Cámara de Indias, Ciriaco González Carvajal, ideó un un sistema como "un medio para aumentar los ingresos del erario público sin quebranto de los contribuyentes". Ante las Cortes Generales y Extraordinarias de Cádiz presentó ese año un proyecto de loterías, que fue muy bien acogido y fue aprobado sin un solo voto en contra el 23 de noviembre 1811.

A esa nueva lotería se la llamó Lotería Moderna, para diferenciarlar de la Lotería Primitiva que había sido instaurada en 1763 por el que era el ministro de Hacienda de Carlos III, el Marqués de Esquilache. Así, dos semanas antes de aprobarse la primera Constitución española, el 4 de ma4rzo de 1812 se celebró el primer sorteo de la Lotería Moderna.

En 1817, funcionaban ya en España 497 administraciones de Lotería, de las que 25 estaban en el casco viejo de Madrid y cinco en el de Barcelona. Doña Manolita, que abrió sus puertas en 1904, es una de las más administraciones más populares en Madrid y exhibe carteles con los millonarios premios que otorgó el local, que entrega los décimos bocabajo, una herencia supersticiosa que dejó la fundadora Manuela de Pablo.


 

 

Fuente:www.rtve.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner