De acuerdo a la revista Forbes, Adelson logró reunir más de 5.600 millones de dólares en el período desde el 31 de diciembre de 2015 hasta el 23 de diciembre de 2016.

Con un patrimonio neto de 30.300 millones de dólares, el magnate de los casinos más rico del mundo tuvo dos duros años en 2014 y 2015. Su fortuna cayó alrededor de U$S 16.000 millones entre principios de 2014 y finales de 2015, cuando el gobierno chino emprendió una campaña contra la corrupción en Macao, el principal mercado de apuestas en el mundo.

Las acciones de Las Vegas Sands, comenzaron a rebotar este año, pero recibieron otro impacto a principios de diciembre, luego de que se dieran a conocer informes de que China reduciría el límite de la cantidad de dinero que la gente podía retirar de los cajeros automáticos en Macao. Sin embargo, las acciones de Las Vegas Sands cerraron el año con un alza de 24%.

El primero de la lista es Warren Buffett, CEO de la firma de inversión Berkshire Hathaway, con un patrimonio de U$S 74.200 millones, y ganancias por más de U$S 12.300 millones.

Las acciones de la empresa se dispararon 20%, impulsando su fortuna y de al menos otros nueve multimillonarios estadounidenses que tienen participaciones significativas en su empresa. La mayoría de las ganancias de Buffett, U$S 7.800 millones, se produjeron después de que Donald Trump ganara las elecciones presidenciales en noviembre.

Lo sigue el presidente de SF. Express, el “FedEx de China”, Wang Wei de 45 años, con un patrimonio neto de U$S 14.400, que obtuvo ganancias por más de 10.800 millones de dólares.

Wei obtuvo la aprobación para fusionar su compañía con una empresa pública, Maanshan Dingtai Rare Earth & New Materials Co., en un movimiento bastante popular llamado backdoor listing, el ayuda a las empresas a eludir el largo proceso regulatorio que la mayoría de las firmas chinas tienen que soportar para salir a bolsa. Las acciones de Maanshan Dingtai Rare Earth y New Materials Co. duplicaron su valor desde fines de 2015.

El tercer puesto lo lleva Harold Hamm y familia, con ganancias por más de 9.100 millones de dólares y un patrimonio neto de U$S 15.100 millones. El colapso del petróleo en 2014 aplastó la fortuna de Hamm más que la de cualquier otro individuo, pero ha ganado más en su recuperación. La caída en los precios del abril borró más de U$S 13.000 millones del patrimonio neto del rey del fracking de Estados Unidos. En 2016, recuperó buena parte de eso.

Yao Zhenhua ocupa el cuarto puesto con un patrimonio neto de 8.300 millones de dólares, y ganancias en el último año por más de U$S 7.300 millones. Yao era un inversionista poco conocido que trabajaba para una aseguradora antes de empezar a comprar agresivamente acciones de uno de los mayores promotores inmobiliarios de China, China Vanke. Ahora posee el 25% de la compañía y también controla más de 40 centros comerciales en el país.

El quinto puesto está Masayoshi Son con ganancias superores a U$S 7.100 millones, y un patrimonio neto de U$S 19.400 millones.

El CEO de SoftBank ya estaba teniendo un buen año antes de que esa reunión con Donald Trump lo hiciera aún mejor. En el vestíbulo de la Trump Tower en diciembre, Son anunció que su firma invertirá U$S 50.000 millones en startups estadounidenses. Las acciones de SoftBank subieron 12% en dos días siguientes, y Son alcanzó al jefe de Uniqlo, Tadashi Yanai, como el hombre más rico de Japón.

El El CEO y fundador de Amazon, Jeff Bezoz, sigue cosechando ganancias gigantescas mientras las ventas de su comercio online siguen escalando. Su patrimonio neto es de 65.700 millones de dólares y genero ganancias por más de U$S 6.600 millones. Sexto lugar en la lista. A diferencia de la mayoría de los multimillonarios estadounidenses, Bezos no recibió un impulso después de que Trump ganara las elecciones presidenciales en noviembre.

En octavo lugar, Bernard Arnault y familia con ganancias superiores a U$S 5.600 millones y un patrimonio neto
de U$S 39.800 millones. El rey de lujo francés y su familia controlan 73% de Christian Dior, una participación que vale U$S 7.000 millones. Sus ingresos alcanzaron un récord de 38.000 millones de euros en 2016, y sus acciones subieron 24%. Arnault también tiene participaciones significativas en LVMH y Hermès, que subieron más del 20% en 2016.

Vagit Alekperov ocupa el noveno puesto. Su patrimonio neto es de U$S 14.000 millones y generó ganancias por U$S 5.200 millones. Como director de Lukoil, la mayor compañía petrolera independiente de Rusia, Alekperov se benefició del aumento del precio del crudo en 2016. Las acciones de Lukoil, que pasó de empresa estatal a privada tras el colapso de la Unión Soviética, repuntaron 72% en el año. Alekperov recibió un impulso adicional ya que el rublo ruso se apreció 42% frente al dólar estadounidense en los últimos 12 meses.

Un inversionista clave en el productor de gas natural Novatek, es Leonid Mikhelson, también un socio comercial del yerno millonario de Vladimir Putin, Kirill Shamalov. Ocupa el décimo lugar de la lista y su patrimonio es de U$S 18.000 millones y obtuvo ganancias por más de U$S 5.200 millones.

Las acciones de Novatek subieron 29% en el último año. Más de 60% de esas ganancias se produjo después de la elección de Donald Trump. Mikhelson ganó con la creciente fuerza del rublo ruso.