Proyecto De Ley Ampliaría La Industria De Tragamonedas En Florida

El estado de Florida podría convertirse en el capital de las tragamonedas de los Estados Unidos bajo una reescritura radical de las leyes de juego, tras una reciente iniciativa presentada por un senador que daría a los condados de Miami-Dade y Broward nuevos competidores adicionales por explotación de estas máquinas. La tribu Seminole con siete casinos a gran escala y las pistas de carreras de caballos y de galgos en al menos ocho condados, obtendrían licencias para operar nuevos salones de tragamonedas.

La propuesta del senador Bill Galvano, un republicano de Bradenton, ampliará ampliamente el juego en Florida, no sólo proporcionando una apertura a Genting -la compañía de Malasia-, para construir sus casinos resorts en Miami, pero también apoyando a la industri de carreras de caballos en declive y canódromo, además del jai-alai, al permitirles dar vida a sus operaciones con máquinas tragamonedas. Para la más nueva opción de juego, deportes de fantasía, el estado impondría regulaciones y requeriría un permiso para operarlos.

"Es un esfuerzo sincero para tratar de abordar estas cuestiones de manera integral y equilibrar la industria privada con la maximización de los ingresos de la tribu Seminole", dijo Galvano al Herald/Times. Pero, agregó, el proyecto de ley de 112 páginas también debe ser visto como la oferta de apertura del estado.

"También incumbe a la tribu Seminole negociar de nuevo con nosotros", dijo. "Es un proceso mucho mejor para abordar todas las cuestiones de manera integral, poniendo la posición del estado ahí y luego hacer que la tribu responda".

Galvano, quien la semana pasada se convirtió en presidente de la Conferencia Nacional de Legisladores de Estados con Juego, dijo que en el pasado, los legisladores han tratado de negociar una propuesta exhaustiva sólo para que se atasque en "pequeñas correcciones de la industria" para competir con el imperio creciente de juego de la tribu.

Dijo que presentó la medida casi dos meses antes del inicio de la sesión legislativa anual, porque espera que los legisladores y la tribu Seminole puedan llegar a un consenso a tiempo para incluir lo que podría llegar a ser U$S 250 millones en ingresos anuales en el presupuesto. Para que cualquier pacto entre el estado y la tribu se convierta en ley, la Legislatura debe ratificarlo.

Galvano fue un jugador clave en la negociación del actual acuerdo de juego del estado con los Seminoles y es el negociador principal del Senado nuevamente este año. Su propuesta adopta las características clave de un acuerdo que el Gobernador Rick Scott firmó con la Tribu Seminole en diciembre de 2015, pero realiza importantes modificaciones.

Bajo el plan, los grupos de derechos de los animales verían un progreso ya que la propuesta termina con el requisito de que las pistas de caballos y perros conduzcan carreras en vivo y los frontones de jai-alai realicen partidos en vivo.

La llamada propuesta de "disociación" sirve para apaciguar muchos de los objetivos de los grupos de derechos de los animales, que quieren ver el fin de las carreras en vivo, pero también significa que los lugares de juego de Florida podrían un día no tener carreras en vivo.

"Eso es más un producto de la economía y opciones de entretenimiento hoy que cualquier otra cosa", dijo Galvano.

Además de obtener una contraoferta de la Tribu, Galvano espera obtener retroalimentación de la Cámara, cuyos líderes han indicado por primera vez en años, que podrían aceptar alguna expansión de tragamonedas fuera de los condados de Miami-Dade y Broward, a cambio de una retracción neta
de los permisos de juego en vivo, y una reducción en los lugares vistos por los líderes de la Cámara como proveedores de "juegos predatorios".

Si los legisladores pueden analizar los detalles antes de que la sesión de dos meses termine en mayo, el estado podría contar hasta 250 millones de dólares en ingresos anuales, que podrían agregarse a los cálculos del presupuesto de este año.

Otras disposiciones de la propuesta de Galvano incluye la regulación de deportes de fantasía bajo una nueva reaprtición dentro del Departamento de Negocios y Regulación Profesional, incluyendo la emisión de licencias de hasta U$S 500.000 para operar concursos deportivos de fantasía en Florida.

Permitirá además que los condados con apuestas parimutuales, que aún no han realizado referendos para máquinas tragamonedas,lo hagan después del 1 de enero de 2018.

El pacto propuesto por el gobernador a los Seminoles por 20 años garantizaría U$S 3.000 millones durante siete años a cambio de dar a la tribu la posibilidad exclusiva de ofrecer dados y ruleta en Florida, y tragamonedas y blackjack fuera de los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach. A cambio, el Estado habría recibido casi U$S 2.000 millones más durante la vida del pacto que el acuerdo actual.

Bajo ese plan, el canódromo en Palm Beach tendría tragamonedas, y los parimutuales en Miami-Dade y Broward podrían agregar blackjack, pero si los legisladores aprobaron cualquier expansión de juego más allá de eso, incluyendo la autorización de tragamonedas en los otros siete condados cuyos votantes los han aprobado, la Tribu podría dejar de pagar al Estado.

Aunque la medida fue aprobada por un comité del Senado, fue pospuesta indefinidamente después de que los senadores adjuntaran una medida complementaria que autorizaba seis licencias adicionales de tragamonedas fuera de los condados de Miami-Dade y Broward, poniendo en peligro la cláusula de exclusividad del pacto.

La propuesta de Galvano modifica el acuerdo del 2015 eliminando el monopolio de la tribu sobre las tragamonedas y el blackjack, un cambio que probablemente reducirá drásticamente la cantidad de ingresos que comparte con el estado y abre la puerta a la expansión de franjas horarias en otros condados que aprueban un referéndum local después del 1 de enero de 2018.

Hasta entonces, la tribu continúa teniendo el derecho exclusivo a operar tragamonedas fuera de Miami-Dade y Broward a cambio de pagos mensuales al estado de alrededor de U$S 100 millones bajo el acuerdo del 2010. Otra disposición de ese acuerdo, que autoriza la operación exclusiva de blackjack por pare de la tribu en sus casinos del sur de la Florida, expiró en octubre de 2015.

La tribu Seminole ha estado continuando haciendo pagos mensuales al estado como parte de la distribución de ingresos de los juegos de cartas. Pero el estado no está gastando ese dinero hasta que el pacto se renueve o uno nuevo sea aprobado por la Legislatura.


 

 

Fuente:www.miamiherald.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner