Desbarataron Garito Para Chinos En Palma De Mallorca

La Policía Nacional de España desmanteló un local de juego clandestino en Palma de Mallorca donde se organizaban partidas de Mahjong, un juego muy popular entre la comunidad china, en las que se apostaban grandes sumas de dinero, que podían alcanzar los 10.000 euros.

La operación se desarrolló a partir de investigaciones llevadas a cabo sobre dos individuos de origen chino pertenecientes al mundo del juego clandestino, ya conocidos por la policía por organizar timbas con exclusividad para personas asiáticas.

En el momento del operativo del pasado domingo en un un piso en la zona de Pere Garau, los agentes identificaron a 16 hombres y 5 mujeres.

Los sábados y festivos eran los días de mayor afluencia, con hasta 30 personas que jugaban hasta altas horas, finalizando las partidas sobre las 03:00 horas de la madrugada.

Tras varios meses, los investigadores pudieron determinar que en una vivienda de Palma se estaban celebrando partidas del juego Mahjong, con cruce de apuestas monetarias cuyas ganancias podían alcanzar los 10.000 euros.

Los agentes registraron la vivienda donde se organizaban estas partidas clandestinas e identificaron a un total de 21 personas, 16 hombres y cinco mujeres. Una de ellas era la
encargada de regentar el lugar, además su pareja organizaba las partidas y cobraba las deudas adquiridas por los jugadores.

Los investigadores encontraron en la casa casi 4.000 euros en efectivo, además de una cantidad indeterminada de material, 100 barajas sin estrenar, un juego completo de Mahjong, varias grupos de cartas chinas, dados, además del material que estaba siendo utilizado en ese momento. También se intervinieron documentos que acreditaban la suma de las deudas o dinero generado para control de los responsables de la timba.

Las investigaciones realizadas por el grupo, determinaron que había días de mayor afluencia de jugadores, donde las ganancias podían alcanzar entre 7.000 y 10.000 euros. Moviéndose semanalmente una cantidad aproximada de entre los 25.000 euros y los 35.000 euros.

Del resultado del operativo se informó a la Dirección General de Comercio y Empresa del Gobierno Balear, órgano que tiene las competencias en materia de juegos en la Comunidad.


 

 


 
Banner
Banner
Banner