Casinos Franceses Exigen Suspensión De Normativa Antilavado

Los casinos de Francia se vieron afectados desde enero pasado por nuevas directrices emanadas de la normativa en la prevención y lucha contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo. Los empresarios que operan las salas argumentan que la nueva legislación los perdujica económicante y exigen a la Justicia su suspensión.

Dos estructuras profesionales que representan a los operadores de esta industria -la Unión de casinos modernos en Francia (Syndicat des casinos modernes de France -SCMF) y Casinos de France (SCF)- presentaron ante el Consejo de estado a finales de febrero sus reclamos.

En el primero, quieren simplemente cancelar las nuevas directivas emitidas por el servicio central de carreras y juegos y el denominado TRACFIN (procesamiento de información y acción contra los circuitos financieros clandestinos). El segundo es un recurso en el que exigen la cancelación de una orden expedida el 9 de febrero de este año por el Tribunal Administrativo de Cergy-Pontoise, rechazando una primera suspensión de la nueva normativa. De hecho, es doble el rechazo de ese Tribunal, ya que lo hizo la primera a finales de diciembre, antes de la entrada en vigor de los textos, y de nuevo el 9 de febrero último.

Tanto el SCFM como el SFC, y también la Asociación de casinos independientes franceses (Acif), que eran los demandantes iniciales, consideraron que estas directivas provocan un daño grave e inmediato a "los intereses de los operadores".

Según esta asociaciones, cada uno de los 201
establecimientos de juego deberán contratar a un empleado adicional a un costo de de 45.000 euros, para cumplir con la normativa. Por encima de todo, aseguran que estas medidas, que revisan las normas del 2010, perderían su "autonomía en la detección y manejo de las operaciones sospechadas de lavado de dinero para la financiación del terrorismo".

Esta indicaciones del 2017 serían, a su entender, demasiado detalladas. Para detectar todas las transacciones sospechosas, el operador del casino debe analizar la recopilación de información sobre sus clientes (profesión, situación financiera, etc.) y los registros de cambio, que son la identidad y la cantidad de flujo de caja significativo. De lo contrario, se prevén sanciones administrativas con multa de hasta 5 millones de euros.

En total, en el año 2016, según informa Le Point, los casinos franceses reportaron ingresos brutos por el juego de 2.238 millones de euros, un incremento del 2,6% interanual. El casino de Enghien-les-Bains, por ejemplo, observó ingresos brutos de 162,8 millones de dólares, por delante de los establecimientos de Aix-en-Provence (EUR46,6 millones) y Burdeos (EUR45,5 millones).


 

 

Fuente:www.lepoint.fr

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner