Singapur No Logra Atraer A Jugadores Chinos

Cada año millones de ciudadanos de China continental se dirigen a la zona especial de Macao para poder apostar en el único lugar del país donde el juego es legal, pero también un pequeño número de éstos jugadores -como el ex medallista olímpico Kong Linghui-, se dirigen a las mesas de los dos complejos de juego de Singapur

Pero estos casinos de Singapur se enfrentan a dificultades para atraer a los jugadores chinos, y tienen aún más problemas que sus homólogos de Macao, cuando se trata de recuperar sus deudas.

El año pasado, las llegadas de turistas y el gasto en la ciudad estado alcanzaron máximos históricos, impulsados por la llegada de visitantes chinos de la parte continental. Más de 2,86 millones de dólares se detuvieron en Singapur en 2016, un 36% más que el año anterior. Eso sigue siendo un pequeño grupo en comparación con Macao, que ve llegar a alrededor de 20 millones de jugadores del continente cada año.

Los turistas de la parte continental pasaron a ser un 41% más que el año anterior, gran parte en el sector de las compras, no en los casinos, que vieron sus ingresos caer en los últimos años. En 2015, los turistas chinos gastaron el 27% de su dinero en turismo, entretenimiento y juegos de azar, pero eso bajó al 24% el año pasado.

Singapur legalizó juegos de casino hace una década, pero sus dos complejos estuvieron luchando en los últimos años para atraer a los turistas del continente. Los casinos fueron golpeados duramente por la campaña contra la corrupción emprendida por Pekín, y por la competencia de casinos nuevos que fueron apareciendo alrededor de Asia. Las estrictas reglas de juego del estado ciudad también disuadieron a los visitantes del continente.

También se espera que la ofensiva de Pekín sobre la fuga de capitales, ejerza un impacto en el negocio de los juegos de azar en Singapur.

Los dos establecimintos de juego de Singapur, Marina Bay Sands, propiedad de Las Vegas Sands Corporation, y
Resorts World Sentosa, de propiedad local, vieron disminuir sus ingresos, e intentaron que los visitantes gasten su dinero en actividades no relacionadas directamente con el juego. En el lujoso Marina Bay Sands, por ejemplo, hay una piscina en la azotea, a 150 metros de altura, y un museo de arte.

La Junta de Turismo de Singapur también intensificó los esfuerzos de marketing en las ciudades de nivel uno y dos en China, al asociarse con los reproductores digitales del país como Tuniu, y gestionar el contenido de las atracciones turísticas de Singapur para plataformas web chinas, como WeChat y Dinaping.

Los casinos de Singapur tienen más problemas para que los jugadores paguen sus deudas, que sus homólogos de Macao. En Macao, unos 200 operadores denominados "junket" están autorizados a ofrecen crédito a los clientes de los casinos y cobrar el dinero que deben. Sin embargo, en Singapur, sólo hay tres de este tipo de operadores con licencia, por lo que las pérdidas de juego tienden a caer en los casinos, que luego se ven obligados a utilizar los medios legales para recuperar su dinero. Según las cifras de Bloomberg, el número de demandas judiciales contra los jugadores que no devolvieron el efectivo creció de dos en 2013, a 49 en 2014.

Pero los problemas no se detienen allí para los casinos de Singapur. La ciudad no tiene una ejecución recíproca de juicios con China, excepto Hong Kong. Así que si un casino quiere demandar a un jugador chino, no basta con obtener un juicio en un tribunal de Singapur, también necesita demandar al jugador en el continente, como el caso del medallista olímpico Kong Linghui.


 

 

Fuente:www.businessinsider.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner