Casino Teatro Balear Denuncia Accionar Del Municipio

La empresa promotora del Casino Teatro Balear, a la que el Ayuntamiento de Palma de Mallorca le denegó la licencia para instalar esta sala de juegos en el predio que ocupaba el antiguo bingo del mismo nombre actualmente cerrado, denunció la doble vara de medir del Ayuntamiento palmesano en un caso de similares características.

Pero mientras a un antiguo bingo ubicado en las Avenidas, afectado por tanto por la misma ordenanza de usos de centro histórico que el otro negocio se le autorizó su conversión a salón de máquinas recreativas, en el caso del Bingo Teatro Balear no se le permitió su conversión a casino.

Como precisó el gerente del Casino Teatro Balear, Jose Antonio Fernández, "se ha convertido un bingo en salón de máquinas después de negarle la licencia el Ayuntamiento de Palma e intervenir toda la cúpula de Urbanismo".

"Es el único caso parecido al casino pero mientras nosotros lo hemos hecho todo legal y con concurso público, lo tenemos cerrado, pero el salón está abierto después de todo lo sucedido", agregó.

Todo se inició según el relato y la documentación aportada por el gerente Fernández en 2001, cuando una antigua sala de bingo ubicada en las Avenidas presenta el 3 de diciembre de ese año solicitud para su conversión en salón de juegos y vídeo cine, con una superficie de 796 metros cuadrados y 180 personas de aforo. En 2003 se informa en dos ocasiones en Urbanismo como no favorable pese al nuevo proyecto presentado por el empresario. Posteriormente todo cambia en 2005 cuando el Consistorio palmesano autoriza el proyecto "que aumenta en aforo hasta 257 personas",
apuntó Fernández, en un nuevo diseño que queda concretado el 24 de marzo de 2016 "cuando se presenta certificado de ejecución de obras con una superficie total de 979 metros cuadrados, 343 de aforo y 156 máquinas recreativas, muy por encima del proyecto original".

Ya el 23 de mayo de 2016 los promotores presentan declaración de inicio responsable "y hasta ahora", dijo Fernández lamentando que el departamento de Urbanismo no haya actuado con el mismo rasero en uno y otro caso. Sobre todo, si se tiene en cuenta que en la batería de contenciosos interpuestos contra el Consistorio palmesano por los promotores del casino -incluida una denuncia a la Fiscalía- un informe de un perito judicial independiente encargado por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Palma, pone en entredicho los argumentos que llevaron a la Concejalía de Urbanismo a vetar su apertura en la plaza Comtat de Rosselló número 4 en lo que fue la sede del hoy cerrado Bingo Balear.

En contra del parecer municipal, no habría ni colindancia de viviendas "porque no hay ningún inmueble declarado con ese uso", "ni el proyecto integrado de reforma para la adaptación de bingo a las exigencias de la autorización de casino amplía la superficie a ocupar con respecto a la que venía utilizando con respecto a la anterior licencia".


 

 

Fuente:www.elmundo.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner