Operadores Tribales De Nuevo Mexico Se Niegan A Pagar Impuestos

Tres naciones originarias que operan casinos en el estado de Nuevo México, en la región Oeste de los Estados Unidos, están en desacuerdo con los reguladores estatales sobre una enorme deuda impositiva por ingresos del juego. La suma, que alcanza los 40 millones de dólares, es el centro de la controversia que las tribus Tesuque, Isleta y Sandia mantienen con el gobierno.

El desacuerdo llegó ahora a los tribunales, donde los representantes de esas tribus argumentan que no le debe al estado de Nuevo México es cantidad que reclama. Según los casinos tribales, el estado malinterpretó un antiguo acuerdo y está en violación a la ley federal.

Los reguladores estatales no se sienten intimidados y son inflexibles sobre el tema de que los casinos tribales deben pagar sus cuotas de impuestos. "Simplemente creemos en ser responsables por los dólares que pertencen al Estado", dijo un portavoz de la gobernadora republicana Susana Martínez. "Sin embargo, sólo hemos sido informados de esta demanda y no podemos comentar más".

La disputa se centra alrededor de The Land of Enchantment, un territorio reservado para las tribus nativas americanas que es el hogar de 28 casinos, además de cinco hipódromos. Estos también ofrecen instalaciones de juego con tragamonedas, y son conocidos coloquialmente como racinos.

La cuestión que los tribunales están tratando de resolver en la actualidad, se refiere a los créditos de juego libre, que se utilizan para incentivar a los apostadores a jugar en las tragamonedas. La disputa gira en torno a si los casinos deben o no, estar sujetos a impuestos sobre los créditos de
juego libre.

En 2015, la legislación sobre juegos de azar especificaba que los créditos gratuitos no estaban sujetos a impuestos, pero todo cambió en abril pasado, cuando los reguladores del juego solicitaron el pago por estos créditos gratuitos. En la actualidad, solo tres de los casinos situados en The Land of Enchantment fueron alcanzados por el impuesto, aunque es posible que se añadan más casinos a esa lista.

La tribu Sandia Pueblo debe U$S 26,5 millones en impuestos, Isleta Pueblo adeuda unos U$S 10,3 millones, y Tesuque Pueblo debe U$S 3,2 millones. Los casinos en cuestión aseguran que no deben un centavo en impuestos. No es ningún secreto que el estado de Nuevo México mantiene un déficit presupuestario de 70 millones de dólares, y los disputados 40 millones de dólares por impuestos contribuiría de algún modo a colmar esa brecha.

Gran parte del déficit se debe a la reducción de la producción de petróleo, que en un tiempo representaba un superávit presupuestario que disfrutaba en Nuevo México. Desde entonces, la producción se redujo, lo que obliga al gobierno estatal a recaudar dinero donde mejor puede hacerlo. Los casinos tribales estánsin embargo, manteniendo una lucha firme, y es probable que pasen varios meses antes de que el asunto se resuelva en la Corte.


 

 

Fuente:www.casinopedia.org

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner