Andorra Lanza Licitación Para Un Casino

El Consejo de Ministros del Principado de Andorra aprobó el pliego de condiciones para licitar una licencia de casino en ese estado. Las empresas interesadas deberán proponer su ubicación, que podrá ser tanto en un edificio ya existente que se deberá rehabilitar para dar cumplimiento a los requisitos solicitados, como en uno de nueva construcción.

El portavoz del Gobierno andorrano, Jordi Cinca, y el presidente del Consejo Regulador Andorrá del Juego (CRAJ), Xavier Bardina, explicaron en conferencia de prensa que la ubicación propuesta deberá ser la definitiva -no se podrá iniciar la actividad en un espacio provisional-, y a la hora de evaluar las diferentes propuestas recibirán más puntuación las que estén más cercanas a zonas de mayor concentración de servicios turísticos.

El licitador será excluido directamente del concurso si no demuestra que tiene el compromiso de la propiedad del edificio o el terreno para llevar a buen término el proyecto, según publica el Diario de Andorra.

El futuro casino deberá tener una superficie mínima de 2.000 metros cuadrados destinados al público y disponer de un mínimo de 100 plazas de estacionamiento vehicular. El proyecto debe integrar al menos una sala de juego de máquinas de azar (con un mínimo de 150 posiciones de juego), una sala de mesas tradicionales (con un mínimo de 50 posiciones de juego), sala de póker, sala de apuestas de contrapartida presencial, área de restauración y sala polivalente para espectáculos y congresos.

A pesar de que el Gobierno andorrano estudió la posibilidad de que el pliego de bases obligara a los licitadores a ubicar el casino en un lugar concreto, finalmente se decidió dejarlo a libre elección.

"Nosotros podemos tener el convencimiento de que esta instalación, le favorece el hecho de estar ubicada en el lugar donde hay más turismo y lo que se hará es exudar esta idea, dándole más peso entre todos los parámetros que se deberán tener en cuenta a la hora de valorar cada una de las propuestas", dijo Cinca.

El ministro andorrano añadió que "al final los que son conocedores del negocio y los que tienen que hacer la
inversión son los propios operadores y, por tanto, en última instancia son los que harán su propuesta". El pliego de bases permite a los licitadores presentar varias propuestas de ubicación.

Bardina explicó que la inversión mínima que se exigirá al adjudicatario no podrá ser inferior a los 10 millones de euros y que la duración inicial de la licencia irá condicionada a la inversión. La licencia será como mínimo de 10 años y como máximo de 20. Cuando expire, el adjudicatario podrá optar a renovarla sin concurso.

El plazo de entrega de las ofertas finalizará el 31 de octubre del 2017 y el ejecutivo espera poder adjudicar la licencia durante el primer trimestre de 2018. La puesta en funcionamiento del casino dependerá del número de ofertas que se presenten y de su complejidad, y de si el ganador ha optado por habilitar un edificio ya existente o para construir uno nuevo. No habrá casino antes de 18 meses y como muy tarde estará en marcha en 2021.

El pliego de bases preveía valorar una treintena de criterios y la puntuación máxima que podrá obtener cada oferta será de 100. Se valorará especialmente que la ubicación sea céntrica y que sea un edificio singular, así como la propuesta económica, sus garantías y el plan de negocio. Otro de los ámbitos que tendrán más peso será la seguridad, las condiciones de trabajo y los aspectos sociales. Cuanto más salas para no fumadores haya, más puntuación.

Bardina indicó que por el momento "no hay ninguna oferta en firme, pero sí hay diferentes grupos de los países vecinos interesados".

En otro orden de cosas, agregó que se mantienen los contactos para cerrar un acuerdo con las loterías españolas y francesas para seguir comercializando sus productos.

 


 

 

Fuente:www.catalunyapress.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner