Los Texanos Aprovechan Zona Gris En La Ley Para Jugar Al Póker

La mayoría de los jugadores de póker texanos deber salir de su estado para poder jugar. Como una manera de eludir las regulaciones y hasta acoger desde juegos amistosos hasta torneos competitivos, este año se abrió el primer club de póker apoyado por varios empresario locales. ¿Le encontraron la vuelta para eludir la ley?

La manera que estos empresarios están evadiendo las leyes es que, mientras las autoridades rastrillan clubes y garitos en donde existe dinero contante y sonante, en las denominadas bolsas de premios, al ser una inscripción a través de membresías, el nuevo club de póker no ha llamado la atención de los legisladores ni de las agencias reguladoras. Simplemente encontraron una ranura en la ley.

Michael Eakman, empresario y entusiasta del póker, junto a otros empresarios de Austin y del norte de Dallas, no han atraído a las huestes del gobierno estatal en contra de su club, lo que les está dando suficiente tracción para expandir el modelo por todo el estado. "En nuestras conversaciones con el abogado de la ciudad, hicimos a todos conscientes de lo que estábamos haciendo antes incluso de firmar el contrato de arrendamiento", dijo Eakman, y agregó que ellos no están desafiando al estado, sino que encontraron una zona gris en una ley que es muy vaga.

Hasta ahora, los habitantes de Houston que buscaban jugar al póker, eran forzados a cruzar la frontera de Texas o jugar en clubes clandestinos. Estos clubes ilegales son conocidos por manejar grandes sumas de dinero y son sospechados de estar involucrados en redes de crímenes y tráfico de drogas.

Los agentes de la ley local rutinariamente incursionan en juegos de póquer ilegales en bares, restaurantes y residencias cuando son descubiertos. Un informe de antecedentes para la Asociación de Abogados de Distrito Texas señala que los fiscales no suelen apuntar a los juegos privados de póquer porque " un juego de cartas privado en la casa de alguien no viola el Código Penal de Texas". Bajo la ley de Texas, ningún tercero puede beneficiarse de una apuesta y todos deben tener una oportunidad igual de ganar.

Estas excepciones incluyen hacer el juego en un lugar verdaderamente privado, asegurándose de que nadie reciba ningún beneficio económico aparte de sus ganancias, y que la oportunidad de ganar y perder son las mismas para todos, excepto las ventajas que provienen de habilidad o suerte. Eakman y otros defensores de apuestas de póquer privado dicen que hacen todo lo posible para seguir esas excepciones y permanecer fuera del radar de la aplicación de la ley y la Legislatura.

Este sistema de membresías ya está consiguiendo algunos apoyos dentro de las autoridades, debido a que no se ve como una actividad ilícita, sino como un acto de naturaleza
privada. Así, recientemente han comenzado a trabajar con el lobista de servicios públicos Tim VonKennel para representarlos dentro de la Legislatura de Texas. VonKennel es el padre del dueño de la casa de Texas Card, y dijo que ayudó a organizar la Asociación de Clubes de Tarjetas Sociales de Texas para aumentar la conciencia de los clubes de póker basados en la membresía.

VonKennel dijo que la legislatura no ha visto ilegalidad porque realmente no existe y que a medida que los clubes se vayan conociendo, la ley va a ser consciente de que no violan la ley. "Lo que realmente me gustaría que estos entusiastas del póker puedan obtener un permiso del Departamento de Licencias y Reglamentos de Texas, y de esta manera estar absolutamente seguros de que están en el lado derecho de la ley", explicó.

Por su parte, el senador José Menéndez, demócrata de San Antonio, dijo que estaba involucrado en la creación de los clubes de póker por membresías en Texas, y que había alentado a Eakman a diseñar un modelo de negocios que pudiera eliminar los obstáculos de las leyes texanas. "Creo que es un poco hipócrita que podamos tener una lotería estatal o carreras de caballos en Texas, pero no podemos permitir que la gente juegue al póquer", dijo Menendez.

En la vereda de enfrente, el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Houston, Brandon Rottinghaus, dijo que cree que el modelo de negocios del Club de Póker de membresía es legal, pero que aún puede enfrentar una difícil batalla para crecer y tener éxito en Texas. "Probablemente viola el espíritu, si no la letra de la ley. Así que, en casos como este, definitivamente habrá un retroceso donde el fiscal general y la policía local podrían sentirse ofendidas ante la idea de que hubiese una expansión ilícita de juegos de azar, incluso si no es técnicamente hablando de juegos de azar ilegales", dijo Rottinghaus.

Citando los fuertes lazos conservadores de Texas, Rottinghaus dijo que las preocupaciones por la moralidad que rodean al juego pueden impedir que la Legislatura dominada por los republicanos amplíe cualquier forma de la práctica en Texas. Sin embargo, el tema del póker es algo que los legisladores no están tocando, porque según Eakman, los legisladores saben que muchos tejanos votan con sus fichas de póker en la mano. "Todas estas personas aquí votan," dijo Eakman en su club de póker de Houston. "Al final del día, van a estar jugando al póquer en algún lugar. Creemos que lo correcto es permitir que la gente juegue".


 

 

Fuente:www.houstonchronicle.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner