Arrestan A Asaltantes De Salas De Juego En Zaragoza

Los dos jóvenes detenidos por la policía, luego de que durante un mes protagonizaran una ola de atracos en salones de juego y ocio en la ciudad de Zaragoza, Aragón, están ahora en la prisión de Zuera. Fueron identificados como J. G. G y O. G. G., si bien la Policía Nacional no descarta más arrestos, ya que mantiene abierta las pesquisas.

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Zaragoza así lo decretó por considerarlos autores de nueve robos con violencia e intimidación con los que consiguieron sembrar el miedo entre los propietarios de este tipo de negocios y entre los trabajadores de los mismos. La Asociación de Empresarios de Juego de Aragón (AESA) había llegado a solicitar una reunión con urgencia con el jefe superior de la Policía en Aragón, José Ángel González, para que se aumentara la seguridad.

El arresto se produjo el pasado jueves por la tarde, después de que el Grupo de Atracos de la Policía Nacional y agentes pertenecientes a la comisaría de Centro, activaran un operativo especial que fue bautizado como operación Avance.

Desde el inicio de la investigación, que los agentes califican como "exhaustiva", los responsables de la misma trataron de definir el modus operandi empleado por estos jóvenes que cuentan con numerosos antecedentes por hechos similares, resaltando uno de ellos porque estaba cumpliendo actualmente condena en régimen abierto.

Los sospechosos asaltaban los salones de juego a cualquier hora del día, llegando incluso a hacerlo hasta en dos ocasiones en una misma jornada. Una incidencia delictiva que iba en aumento a medida que tenían éxito en sus golpes. De hecho, llegaron a conseguir nada menos que 30.000 euros, cifra muy superior a la que inicialmente barajaban los investigadores.

Los acusados accedían al interior de estas casas de juego siempre ocultando su rostro con máscaras, usaban guantes para no dejar ninguna huella e iban provistos de cuchillos de grandes dimensiones con los que conseguían intimidar a los empleados.

A ellos se dirigían desde el primer momento para conseguir el dinero lo más rápido posible y evitar que los clientes pudieran dar aviso a la policía. Antes de acceder a los locales, según fuentes policiales, hacían labores de vigilancia tanto del exterior como del interior, llegando a conocer cuántos trabajadores había en el momento en los salones de juego. La caja de caudales de los premios era su objetivo.


 

 

Fuente:www.elperiodicodearagon.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner