Trote: La Gran Afición En Las Islas Baleares

Generalmente cuando se habla de carreras de caballos, se piensa exclusivamente a jinetes que montan caballos pura sangre y que compiten al galope en pistas de hipódromos reconocidos. Pero hay otras modalidades de competición, y existe un lugar donde las carreras de caballos de trote probablemente tengan más aficionados por kilómetro cuadrado: las Islas Baleares.

La base de un éxito irrepetible en todo el territorio español radica principalmente en una federación balear de trote fuerte y solvente. Además del hipódromo de Antela (Ourense), cuenta con cinco hipódromos más, repartidos en todas las islas, Son Pardo (Mallorca), Manacor (Mallorca), Maó (Menorca), Torre del Ram (Menorca) y Sant Rafael (Ibiza). Una red distribuida en un lugar pequeño geográficamente hablando, pero perfectamente organizada. En el año 2017, según datos recibidos del calendario de carreras de la federación española de carreras de trote, el número de jornadas de carreras es de 237, es decir, casi dos de cada tres días hay competiciones de trote.

Estos números se traducen en 1.531 carreras en un solo año con cerca de un millar de caballos en entrenamiento. La carrera más destacada del calendario del trote español es el Gran Premio Nacional (Son Pardo) sobre la distancia de 2.150 metros con 50.000 euros para el ganador y que corona al mejor producto nacional de tres años de su generación. Las otras carreras más importantes y más destacadas del calendario son el Grand Prix des Baleares (Son Pardo) sobre 2.650 metros con 23.000 euros para el ganador y el Gran Premio Manacor - Critérium de los tres años (Manacor) sobre 2.375 metros con 9.000 euros para el ganador.

Las apuestas mueven alrededor de medio millón de euros
anuales, además se cuenta con un juego externo mediante la red de apuestas francesa PMU, como pasa en el hipódromo de San Sebastián, el cual aporta alrededor de un millón y medio de euros al año con las carreras premium.

Datos realmente increíbles e impensables hoy en día en el resto de España.

Dentro de tanta tradición, afición, caballos y carreras, surge el caballo con más calidad que nació en las Islas Baleares en su historia: Trebol (Hot Blues y Sally Can Wait). Criado por su propio propietario, Pau Salord, que ya había criado anteriormente otros caballos, pero que nunca había llegado a criar un caballo del nivel del campeón menorquín.

Un caballo nacido el año 2007, por lo cual tiene 10 años actualmente y que sigue sumando dinero para los bolsillos de su propietario. Los números que tiene son de un campeón de verdad: 680.000 en ganancias y 97 carreras corridas de las cuales 35 son ganadas. Cuenta con victorias muy destacadas a nivel internacional como el Kymi Grand Prix (Grupo 1) en Finlandia por partida doble el año 2015 y 2016, o el Prix du Luxembourg (Grupo 3) en Vincennes (Francia). Mientras que a nivel nacional cuenta victorias de todo tipo.

Caballo sin lugar a dudas con una gran trayectoria que las últimas semanas ha vuelto a su casa para despedirse de las pistas.

 


 

 

Fuente:www.vavel.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner