Demandan Al Mandalay Bay Por El Tiroteo De Las Vegas

Una demanda contra el casino Mandalay Bay de la ciudad de Las Vegas, fue interpuesta por los sobrevientes de la masacre cometida en octubre pasado, cuando un hombre que se alojaba en ese establecimiento disparó contra los espectadores de un concierto que se desarrollaba allí, matando a 58 personas y más de 500 heridos.

Las demandas fueron presentadas el lunes en el Tribunal Superior del condado de Los Angeles, argumentan que el personal del casino y del concierto que fue atacado hicieron poco para evitar el tiroteo, perpetrado por un hombre identificado como Stephen Paddock, quien se suicidó tras la matanza.

Al menos otras 15 demandas fueron interpuestas por personas que buscan una compensación financiera.

Los litigios, que podrían prolongarse por años, apuntan contra el Mandalay Bay Resort & Casino, así como su propietario, MGM Resorts International, al considerar que sus operadores "incumplieron su deber de cuidado razonable" al fallar en darse cuenta de que Paddock acumulaba armas en su habitación.

Tampoco respondieron al incidente con la rapidez suficiente para impedir que Paddock disparara contra el guardia de seguridad, Jesús Campos, antes de iniciar el ataque que derivó en la masacre, indicaron.

Se omitió una llamada telefónica al número telefónico de emergencia 911 de inmediato, dijo C. Chad Pinkerton, un abogado de Houston, en una conferencia de prensa con abogados de Gipson Hoffman & Pancione en Century City.

"Mi instinto me dice que querían controlar el entorno y controlar el mensaje antes de que el público y los medios estuvieran involucrados", dijo Pinkerton. "Ciertamente no sabían que iban a tener un acto malvado como éste, pero podrían haberse anticipado, podrían haberlo previsto".

Otros acusados son los operadores del concierto sobre la Ruta 91, donde Paddock hizo disparos contra más de 21.000 asistentes al evento.

El evento fue promovido por la compañía LiveNation y custodiado por guardias de seguridad de Contemporary Services Corp. Una subsidiaria de MGM era propietaria del recinto ferial donde ocurrió la masacre.

"El incidente que tuvo lugar el 1 de octubre fue una terrible tragedia perpetrada por un hombre malvado", dijo MGM Resorts en un comunicado.

"Este tipo de demandas no son inesperadas y tenemos la intención de defendernos de ellas. Dicho esto, por respeto a las víctimas, daremos nuestra respuesta a través de los canales legales apropiados", agregó.

Los abogados de las víctimas dijeron que el festival carecía de salidas adecuadas o empleados debidamente capacitados para el caso de una evacuación del lugar, lo que facilitó las cosas al agresor y agravó el número de personas afectadas.

Los demandantes participaron del concierto de la Ruta 91, lo mismo que algunos guardias de seguridad que trabajaron en el evento y respaldaron la demanda.

Al menos un 65% de los demandantes son residentes de California, lo que hizo que las demandas fueron presentadas en la ciudad de Los Ángeles.

Algunas víctimas carecen de los recursos para sufragar los gastos médicos para atender sus lesiones, entre ellas las causadas por disparos de arma de fuego y desorden de estrés postraumático, dijo Pinkerton.

Más de 30 demandantes recibieron disparos, entre ellos familiares de las víctimas. Dos de ellos murieron.

Al menos un centenar de los demandantes sufrió lesiones diversas y otros 250 tenían trastorno de estrés postraumático, dijeron los abogados.


 

 

Fuente:www.uniradioinforma.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner