Los Plazos Del BCN World Están "Congelados"

La Generalitat de Cataluña todavía no concedió a la multinacional Hard Rock -interesada desde julio pasado en invertir 2.000 millones de euros en su megacomplejo turístico dedicado al ocio y a las apuestas en la Costa Daurada-, la licencia para operar casinos. El proyecto popularmente conocido como BCN World sigue sumando retrasos, y La Caixa, propietaria de los terrenos, prorrogó hasta tres veces la opción de compra que obliga a la Generalitat a pagar 110 millones de euros. El último plazo caduca el 31 de diciembre.

Los términos previstos por distintos cargos de la Generalitat que, en un momento u otro, se habían arrogado méritos sobre el proyecto, se han rebosado. A la complejidad propia de una obra de gran magnitud e inédita hasta la fecha, se sumó la detención de varios de los responsables políticos que actuaban como directores del plan. Es el caso de la cúpula del Departamento de Economía, Oriol Junqueras y su número 2, Lluís Salvadó, y del que fuera consejero de Territorio, Josep Rull. Elsa Artadi, otra buena conocedora del proyecto, se apartaron para asumir la dirección de la campaña de Junts per Catalunya.

Hard Rock, la única empresa que finalmente se interesó por desarrollar el megacomplejo, avanzó en julio su plan de inversión en la construcción del Hard Rock Entertainment World: dos hoteles y 1.100 habitaciones, una área comercial con 75 locales comerciales y un casino de 10.000 metros cuadrados. El complejo prevé generar 11.500 puestos de trabajos y se desarrollaría por fases: la primera dejaría no menos de 600 millones de euros.

Lluís Salvadó compareció en verano para anunciar que, antes de terminar el año, el inicio de las obras sería una realidad. Pero, tras los anuncios, la tramitación se paralizó. El departamento de Economía reconoce que los plazos "se han congelado", indica el periódico El País. Las mismas fuentes aseguran que "el concurso sigue" pero no concretan para cuando tiene previsto la Dirección general de Tributos y Juegos dar luz verde a la licencia de casino, un trámite clave
para que el grupo inversor conserve su propuesta.

Mientras, se acerca la fecha límite que obligaría a la Generalitat a pagar 110 millones de euros a La Caixa por los terrenos donde se debe construir el megacomplejo. A finales de 2014 la Generalitat, concretamente a través del entonces consejero de Economía Andreu Mas-Colell, pactó una opción de compra sobre los solares, situados junto al parque Port Aventura, cuando la compañía Veremonte del empresario Enrique Bañuelos renunció a desarrollar BCN World.

La opción de compra se planteaba como una solución de urgencia para tratar de salvar la operación de desarrollo del macrocomplejo. El Govern aseguró que, subrogándose en el pago, reforzaba "el control sobre el proyecto" y Andreu Mas-Colell afirmó que se trataba de una solución "óptima" para la Generalitat, puesto que pasaba a gestionar directamente a través del Incasol la asignación de los terrenos de BCN World. Fue entonces cuando Felip Puig, que ocupaba la consejería de Empresa, aseguró que con la intervención directa de la Generalitat se agilizaría el proceso y sentenció: "En 2015 el proyecto estará listo".

La Caixa realizó tres prórrogas de la opción de compra. La última vez solo accedió pactar con la Generalitat un plazo de seis meses. El 31 de diciembre es la fecha límite. Un portavoz de la entidad financiera dijo que escuchará las explicaciones de la Generalitat antes de decidir como procede tras la fecha tope.


 

 

Fuente:elpais.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner