Imponen Restricciones Para Habilitar Salas En Italia

Aquellos operadores que decidan abrir una agencia de apuestas o una sala de tragamonedas o bingo en territorio italiano, deberán ahora cumplimentar un paso más para lograr ese objetivo. De acuerdo a una nueva circular emanada por el Ministerio del Interior de ese país europeo, se establece para para poder otorgar una licencia de operación de juego, las comisarias dependientes de ese ministerio (Questuras) deberán verificar no solo los requisitos exigidos por la legislación de seguridad pública, sino también "el cumplimiento de las reglamentaciones, regionales o municipales, con respecto a las distancias mínimas de estas actividades comerciales de los lugares considerados sensibles".

En práctica, el respeto a cumplir a los medidas de distancia impuestos por las regiones o los municipios para estos locales de aquellos como escuelas por ejemplo, formará desde ahora para integral del procedimiento de otorgación de una licencia. Al respecto, la circular se refiere explícitamente al acuerdo alcanzado el 7 de septiembre último durante la Conferencia Unificada, "con el que también se tomaron compromisos con las regiones y las autoridades locales para lograr una distribución equilibrada en el territorio de las salas de apuestas y otros juegos legales". Un acuerdo aún no ratificado por un decreto de aplicación, pero que "confirma la plena relevancia de la necesidad de adoptar sistemas para una racionalización de la presencia de las actividades en cuestión en el entorno urbano".

El enfoque ministerial para la apertura de las agencias de apuestas y los establecimientos de juego hace que la
desigualdad de trato sea aún más evidente que los llamados CTD (centro transmisión de datos), que pertenecen a compañías extranjeras y operan en ausencia de la concesión y la falta de autorización policial.

Ahora quien solicite una licencia deberá autocertificar el cumplimiento de sus instalaciones a las distancias mínimas establecidas por la región o el municipio que corresponda. Posteriormente, a petición de las autoridades, el Municipio competente deberá pronunciarse sobre la veracidad de esa declaración. En caso contrario la licencia será denegada. Si, por otro lado, la respuesta por parte del municipio o región no es dada dentro de los términos del procedimiento de emisión, la autoridad dependiente del Ministerio del Interior, "en cualquier caso proporcionará" la autorización. Pero incluso en ese caso, si posteriormente a la concesión de licencia surge que las distancias establecidas no son las correctas, se evaluará la posibilidad de cancelar la disposición otorgada.


 

 

Fuente:www.corrierenazionale.it

 

 


 
Banner
Banner
Banner