¡Fuera Casas De Apuestas!

Muchos muros del barrio de Gamonal de la ciudad española de Burgos, aparecieron la pasada semana empapelados con esquelas y "bandos" de aviso sin firmar contra las casas de apuestas y de juegos, en los que se hace un llamamiento a los vecinos a "echar a estos negocios de las calles".

La iniciativa de forrar muros y portales con estos carteles tamaño folio se produce porque el barrio perdió a "un vecino de tan solo 29 años de edad debido -señalan los impulsores anónimos de la pegada- a la cantidad de deudas contraídas por los negocios del juego".

En el mensaje no aparecen las palabras muerte o suicidio, pero buena parte de los habitantes de esta zona de la ciudad entendieron que se refiere a un hombre que se quitó la vida por este motivo.

Esta es la justificación esgrimida para lanzar otros mensajes a través de 2 tipos de escritos. En uno de ellos tipo esquela señalan que "las casas de apuestas se han centrado en los barrios obreros para buscar beneficios generando enfermedad y sufrimiento a los vecinos". Y el "Estado se enriquece con el juego y cambia la legislación para favorecerlo. No necesitamos este tipo de negocios que, como otra droga más, engancha a nuestros jóvenes".

"Cuidémonos como siempre lo hemos hecho; fuera las casas de apuestas del barrio", culmina.

La noticia no ha tardado en llegar a la Asociación de Empresarios de Salas de Juego de Castilla y León (Sajucal), que reacciona a la pegada de carteles alegando que "la actividad" de sus establecimientos "es absolutamente legal, sujeta a la normativa autonómica existente e inspeccionada debidamente por la Administración competente".

Advierten de que es uno de los negocios "más controlados en la región y aporta a las arcas autonómicas entre 68 y 70 millones de euros al año" que se dedican a "sanidad educación o servicios sociales".

Recuerdan, asimismo, que en esta clase de establecimientos existe "un control de acceso y se impide jugar a las personas que lo tienen prohibido y a los menores", ya que se exige el DNI a todos los clientes "para comprobar que no están inscritos en el Registro de Prohibidos o si tienen menos de 18 años". A diferencia, añaden, de otros locales -bares, cafeterías, etc- "donde se ubican la mayor parte de las máquinas tragaperras y donde la persona juega sin que se le exija ninguna identificación".

Asimismo, señalan que de los dos millones y medio de habitantes que tiene Castilla y León "solo 613 están inscritos en el Registro

de Prohibidos a fecha de 31 de diciembre de 2017, el 0,024% de la población".

Por tanto, concluyen que los estudios "avalan que no existe en la región un problema de juego".

Además, los empresarios aseguran que "son los primeros en querer hacer ver" a la población que "se debe hacer un uso responsable del juego", pero al mismo tiempo advierten de que el sector "es una opción de entretenimiento más que debe normalizarse y no criminalizarse indebidamente".

Y es que en el otro tipo de cartel que 'adorna' portales y paredes en Gamonal se dice -en alusión a estas salas- que "se están produciendo robos en distintas zonas del barrio y que los atracadores están protegidos por las leyes del Estado, que les facilita realizar sus acciones con total impunidad".

"Hablamos de las casas de apuestas, casinos, salas de juego que además de nuestro dinero nos roban la salud y empeoran nuestro barrio", indica.


 

 

Fuente:www.diariodeburgos.es

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner