Tribus Reclaman Operar En El Negocio De Apuestas Deportivas

Luego de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos abrió la puerta a la legalización de las apuestas deportivas, con un fallo que derogó una Ley que impedía esta modalidad de juego, los diferentes Estados se lanzaron a la carrera para preparar las infraestructuras que permitan operar el negocio. Pero ahora también las naciones originarias quieren formar parte del nuevo mercado y reclaman su derecho a tener voz y voto en el asunto.

La conciliación entre los gobiernos federales (que, si el Congreso se inhibe, podrían tener la potestad de regular el juego dentro de sus fronteras), se antoja como fundamental para que una apertura que se esperaba durante años no se estanque y enfríe las esperanzas de canalizar un negocio que, en el mercado negro, se calcula en 127.000 millones de dólares anuales.

Existe un precedente que podría sentar una base para un futuro acuerdo: la Ley de Juego Indígena, por la que se permitió a las tribus reconocidas por el Estado a ofrecer juegos de casino hace ya 30 años. En la actualidad son hasta 238 las que tienen negocios, por los que tributan un 25% a los gobiernos federales.

Algunas de las tribus que poseen casinos comenzaron a moverse para reivindicar que, de acuerdo al pacto de 1988, tienen derecho a involucrarse en el negocio de las apuestas deportivas. Es el caso de California (estado en el que los casinos de indígenas aportan casi 6.800 millones de dólares) o Connecticut, donde diferentes tribus indicaron que se sienten amparadas por la antigua ley para ofrecer, en el futuro, apuestas deportivas.

Las autoridades estatales se tomaron la actuación indígena con recelo y con la intención de frenarla. De hecho, en algunos Estados se ve la necesidad de reformar la ley para regular el juego como una oportunidad de marcar diferencias entre la Ley del Juego indígena de 1988 y la que se redactará para la nueva situación, retirando a las tribus el derecho a operar en el mercado de las apuestas deportivas.

El enfrentamiento parece inevitable, ya que las tribus van a plantar cara esgrimiendo que la ley de 1988 les concedió una serie de derechos sobre el juego que, si se modifican ahora, serían violados.

En Connecticut, las tribus Mashantucket Pequot y Mohegan (que operan dos de los casinos más cotizados en la región) exhortaron a las autoridades a dialogar y permitir unas operaciones que, insisten, les son legítimas. Mientras tanto, en California las tribus se movilizaron en contra de la estrategia del asambleísta Adam Grey de cambiar las leyes del estado para arrebatarles el derecho a participar en el pastel de las apuestas y el juego.

El último enfrentamiento en este territorio da una muestra de lo encarnizado del choque: la ley sobre la regulación del póker online acabó sin escribirse debido a las tensiones entre las propias tribus, y también con el resto de actores del caso.

Sin embargo, en otros Estados las cosas podrían ser más fáciles. Es el caso de los gobiernos federales que prepararon escritos de manera previa al laudo del Tribunal Supremo, en previsión de que su decisión sobre las apuestas deportivas fuese positiva. Mississippi es el ejemplo perfecto: aunque con restricciones, un escrito presentado tan solo tres días después del histórico dictamen da derecho a los casinos de las tribus a alojar terminales en los que se pueda apostar a todos los deportes permitidos. La idea, que sea realidad antes de que comience la NFL, la liga de fútbol americano, en agosto. Será la primera gran victoria de un sector deseoso de participar en el creciente pastel de las apuestas deportivas en Estados Unidos.


 

 

Fuente:www.eleconomista.es

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner