Nueve grupos empresariales se disputaron la única licencia de casino del pequeño principado, en la licitación lanzada para construir y explotar el primer casino local. El gobierno del liberal Toni Martí la adjudicó en junio pasado a un grupo local encabezado por Ventura Espot, un expolítico local. Su socio tecnológico es Novomatic, un operador austriaco que explota desde hace dos años las loterías de la Generalitat de Cataluña.

Las otro ocho empresas, entre los que se encuentran grandes operadores mundiales del juego, estudian acciones contra el concurso público por considerar que supuestamente se benefició a la oferta ganadora.

Según indica Diari d'Andorra, representantes de los grupos perdedores se reunirán esta semana en Barcelona para concretar si presentan recursos por separado o de forma conjunta. Entre los perdedores se encuentran grandes operadores internacionales del juego como Barrière, Partouche, Cirsa o Genting.

Algunos de las firmas perdedoras ponen en duda los criterios de puntuación de las ofertas por considerar que beneficiaron a Jocs SA, que ganó el concurso con 81,53 puntos. En segunda posición, a tan sólo 2,73 puntos, quedó Barrière, que explota una treintena de casinos en Francia y Suiza. Y en tercera, a 5,59 puntos, Partouche, uno de los principales operadores franceses de juegos de azar.

Para presentarse, Partouche se asoció con los hermanos Higini y Ramon Cierco, que mantienen un enfrentamiento judicial con el gobierno de Martí por la intervención de la desaparecida Banca Privada de Andorra.

El Consejo Regulador Andorrano del Juego excluyó a la malaya Genting en la fase final del concurso por considerar que no había acreditado tener la propiedad o el alquiler del terreno en el que proyectaba el casino.

Genting es uno de los grandes operadores mundiales. Su propuesta era, con diferencia, la de mayor presupuesto. Planeaba construir un edificio de veinte plantas, mientras que la oferta ganadores es de seis (en las que se incluyen la dos de estacionamiento vehicular subterráneo).

Cirsa, que la familia Lao vendió en abril pasado al fondo norteamericano Blackstone, también presentó una oferta, pero quedó a mucha distancia de la ganadora. Los otros competidores son Bomosa, Reinau, Mercury y PVG. Curiosamente, nueve grupos se disputaron el casino de Andorra, mientras que el de BCN World sólo tuvo un postor: Hard Rock.

La catalana Perelada descartó su participación en el concurso andorrano. Fuentes del grupo de la familia Suqué indicaron en su momento a Economía Digital que este proyecto no encaja en su plan estratégico. Indicaron que están concentrados en sus casinos de Cataluña y Latinoamérica. No prevén abrir nuevas instalaciones a corto plazo.