Los Clubes De Póker En Medio De Un Litigio Legal

El fiscal general del estado norteamericano de Texas, Ken Paxton, declinó dar su opinión sobre la legalidad de los clubes de póker que operan en el estado, dejando que los tribunales estatales decidan sobre el problema que emergió a partir de la demanda de dos salas instaladas en Austin y San Antonio. Por ahora, en Texas los clubes de póker están operando gracias a una laguna que existe en la ley estatal.

Una portavoz de la oficina del procurador texano, advirtió que la agencia tiene una política de larga data de no emitir una opinión sobre temas que involucran litigios aún pendientes. En este contexto, la representante republicana Geanie Morrison, solicitó a la fiscalía general de la República que gravara a los clubes de póquer privados, que funcionan a través del cobro de membresías y que se están empezando a abrir desde principios de año por todo el estado. Morrison explicó que los clubes son empresas privadas que cobran cuotas a los miembros y reciben remuneraciones de los jugadores que participan en el juego del póker, pero el estado no recibe ningún tipo de compensación.

Mientras la representante republicana se pregunta si los clubes no están burlándose de la ley de Texas, la presidente del Comité de Opinión de Paxton, Virginia Hoelscher, explicó que cuando se está litigando un asunto legal, los tribunales son generalmente el foro apropiado para resolver la cuestión. En la actualidad, hay por lo menos treinta salas de póker operando en Texas, que van desde Houston a San Antonio, y desde Austin hasta Corpus Christi. En el área de Houston funcionan por lo menos 19 de estos clubes.

Mientras el litigio por el funcionamiento de las salas sigue, éstas arguyen que hay una zona gris en la ley estatal que les permite operar legalmente, mientras que los críticos dicen que los modelos de los clubes son esencialmente el de empresas ilegales. Para la ley estatal de Texas, jugar al póker es legal, siempre y cuando se haga en un ámbito privado, que la casa no tome una parte de las apuestas y que todos los jugadores tengan las mismas posibilidades de ganar o perder.

Los representantes de los clubes afirman que ellos sólo cobran una membresía a los jugadores para poder ingresar, pero que no hacen dinero de los juegos, sino que sus ganancias son a través de la venta de alimentos, bebidas u otros productos, y que todos los jugadores están en las mismas condiciones competitivas.

Pero las críticas se multiplican. Algunos políticos de la capital del Estado explican que lo que hay que determinar si la actividad es legal o ilegal más allá de cualquier pleito, porque con la excusa de la zona gris queda todo en una nebulosa y habría que determinar si es "blanco o negro". Los sectores críticos creen que la decisión de Paxton de correrse del tema es, al menos, de naturaleza extraña, y puede responder a cuestiones que aún no han salido a la luz.

El pleito inicial nació cuando el Club Card Room de Austin demandó a la empresa FSS por competencia desleal, alegando que opera bajo un modelo de negocio que no está permitido en Texas, y que la perjudica porque ofrece tarifas más baratas, por lo que ellos están perdiendo miembros. El tema está abriendo entredichos entre los políticos que están en contra del juego y que ven que los clubes están proliferando y, según sus declaraciones, riéndose abiertamente de las leyes del estado, trabajando en un recoveco de la ley que lo permite, pero que no lo regula y peleándose entre clubes a raíz de cuestiones tarifarias.

Desde la oficina del Procurador, tachada de tibia por muchos representantes el congreso estatal, explican que es la política de esa oficina abstenerse de emitir una opinión general del fiscal sobre una pregunta sobre litigios pendientes. La vocera de la procuraduría dijo que "esta política, que ha estado en vigencia por más de 60 años, se basa en el hecho de que los dictámenes del fiscal general, a diferencia de los emitidos por los tribunales de justicia, son de carácter consultivo."

Quienes quieren que los clubes sean considerados como empresas que están violando las leyes texanas, explican que el fiscal general está mirando para otro lado y que su carencia de opinión sobre un litigio que involucra a supuestas empresas de juego al margen de la ley, responde a que Paxton está aplicando su observación personal sobre el tema, es decir que se está manifestando abiertamente tratar de jugar a favor de una nueva ley de juego en Texas.


 

 

Fuente:www.khou.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner