Acusan A Caesars Entertainment De Sobornar A Políticos Japoneses

El coloso mundial del juego Caesars Entertainment, fue acusado por la revista semanal Shukan Bunshun -de mayor circulación en Japón-, de participar en una práctica que según el semanario equivale al soborno de políticos japoneses, pero que según la empresa es una práctica legal y aceptada.

La sustancia de la acusación es que un asesor de Caesars Entertainment compró entradas para las reuniones sociales de los políticos, que es un método común de recaudación de fondos para las campañas políticas nacionales en el país.

El hecho de que el asesor de Caesars, a quien se identifica como Jun Okawa, haya comprado esas entradas durante muchos años no está en duda. La disputa es sobre si hay algo anómalo con esa práctica.

La Ley de Control de Fondos Políticos de Japón prohíbe las donaciones a políticos por parte de ciudadanos o compañías extranjeras, pero la compra de entradas para las reuniones sociales políticass no está cubierta por la ley.

Jan Jones Blackhurst, vicepresidente ejecutivo de políticas públicas y responsabilidad corporativa de Caesars Entertainment, respondió al artículo del semanarioShukan Bunshun afirmando que "el reciente artículo de Bunshun, en lo que se refiere a Caesars Entertainment, se centra en la práctica legal de larga data en Japón de comprar entradas para eventos políticos de recaudación de fondos. Creemos que las compras de esas entradas por parte de nuestro asesor durante muchos años se realizaron de conformidad con las leyes de Japón y otras jurisdicciones, así como de conformidad con nuestras sólidas políticas y procedimientos de cumplimiento ".

Del mismo modo, el secretario en jefe adjunto del gabinete, Yasutoshi Nishimura, que es uno de los políticos a cuyos partidos asistió Okawa, afirmó en el Parlamento que esto no constituye una violación de la ley ,y no debe considerarse como un problema.

El contraargumento en el artículo del semanario es ofrecido por el profesor Hiroshi Kamiwaki de la Universidad Kobe Gakuin, que sostiene que la esencia de la Ley de Control de Fondos Políticos es que las entradas a esas reuniones y las donaciones políticas son esencialmente lo mismo, y que el uso de cabilderos por parte de una empresa extranjera para ofrecer financiación a un político, incluso si no puede decirse estrictamente que es ilegal, plantea cuestiones morales.

El semanario también afirma que las autoridades del
gobierno de Estados Unidos están recopilando información sobre el asunto como una posible violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero. Un posible problema legal adicional, sostiene la revista, es que Caesars estaba llevando a cabo estas actividades mientras su principal unidad operativa, Caesars Entertainment Operating Company, estaba bajo el procedimiento de bancarrota en los Estados Unidos.

Quince políticos japoneses son conocidos por haber recibido financiamiento político del asesor del Caesars entre 2014 y 2016, incluido el viceprimer ministro y ministro de Finanzas Taro Aso, el ministro del Interior Seiko Noda, el jefe de la facción más grande del partido gobernante, Hiroyuki Hosoda, y el Subsecretario del Gabinete Adjunto, Yasutoshi Nishimura.

En la mayoría de los casos, estas compras parecen haber costado solo varios cientos de dólares cada una, pero Takeshi Iwaya, quien encabezó los esfuerzos para legalizar los juegos de casino, supuestamente recibió al menos 740.000 yenes (U$S 6.600) de la compra de entradas a la fiesta de Okawa durante varios años.

El artículo de Shukan Bunshun sugiere que Caesars puede no estar solo, señalando específicamente a MGM Resorts y su consultora GR Japan. El artículo indica que el presidente y director general de la empresa, Jakob Edberg, también es conocido por asistir a reuniones sociales de políticos para las cuales se compran las entradas de las reuniones de recaudación de fondos.

De hecho, aunque Caesars Entertainment fue el objetivo principal del artículo del semanario, es probable que otros operadores internacionales del sector hayan participado en la misma práctica.

El artículo de la revista entra en el contexto de las feroces críticas de las fuerzas de la oposición de Japón, que desean evitar la promulgación de la ley de resorts con casinos, que incluye una variedad de acusaciones de que las compañías extranjeras, especialmente de los Estados Unidos, están ejerciendo presión política para moldear las políticas del gobierno japonés hacia la aceptación del juego de casino.


 

 

Fuente:agbrief.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner