La firma española que cerró el último ejercicio con una facturación de 506 millones de euros, continúa su proceso de expansión. El mercado portugués le ofrece proximidad y la posibilidad de ganar presencia en el exterior, si bien las expectativas económica en el país vecino son limitadas. "Nuestro objetivo es el estar presentes y ganar tamaño; no tenemos mucha ambición en Portugal porque es un país modesto, con una masa crítica reducida, pero por cercanía indudablemente para nosotros es importante", explicó el presidente de la compañía, José González Fuentes. Añade que la tasa fiscal de los juegos de azar en Portugal es "muy alta", por lo que "no es fácil la rentabilidad".

La empresa coruñesa que en 2015 cambió su nombre de Egasa a Luckia para facilitar su penetración digital en el mercado internacional tiene como prioridad ganar tamaño y expandirse. "Vamos a continuar con nuestro proceso de internacionalización, dando prioridad a la implantación en los países en los que haya una regulación estable y donde los impuestos sean ponderados", recoge la memoria anual de la firma de 2017.

Contar con "mayor dimensión" será "clave" para soportar los crecientes costes de tecnología y marketing a los que se enfrenta la empresa. En el último ejercicio la Dirección de Juego Online de la empresa logró alcanzar el equilibrio y consiguió por primera vez un Ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) positivo, de 600.000 euros en España, que todavía suponen una parte pequeña de los 43 millones del Ebitda total de la compañía. El presidente considera que el canal digital es la línea de negocio que está "llamada a liderar la estrategia del grupo".

La actividad de Luckia en Portugal, de momento, se limitará al juego online y descarta instalar casinos o salones de juego. "Portugal tiene una regulación muy limitada de casinos y no es un mercado fácil. Tiene una legislación antigua. No hay muchos casinos y, a excepción del de Chaves, todos vienen de hace tiempo. Además hay grupos portugueses muy potentes. Es un país difícil, aunque a nosotros nos interesaría por cercanía y por idioma", argumentó José González.

La empresa está también en trámites para entrar en el canal online en Nigeria -con una población de casi 190 millones de habitantes y fuertes expectativas de crecimiento-, Perú -que aprobará una nueva legislación este año-, Italia y Malta. Desde esta isla mediterránea prevén ofrecer juego a terceros países, como Alemania, que permite esa posibilidad pagando los impuestos correspondientes; mientras que la legislación española impide esta posibilidad desde el territorio nacional.

El gigante gallego del juego trabaja además en el desarrollo de una plataforma digital propia de juego online, para no depender de proveedores externos y avanzar con más rapidez en la adaptación a los diferentes mercados a los que se están expandiendo.

En España, Luckia registró el año pasado un crecimiento del 22% sobre las cantidades jugadas online y un 30% en términos de ingresos brutos. La compañía da por "recuperada" la demanda del sector, "muy afectado durante la crisis" y actualmente ronda los 2.500 empleados. Según su previsión, el gasto mundial en el sector del juego, actualmente 430.000 millones de euros, crecerá un 8% hasta 2021.