Operadores Advierten Al Gobierno Por Prohibición De La Publicidad

El Consejo Empresarial del Juego de España (Cejuego) advirtió al Gobierno de que no debe prohibir la publicidad de esta actividad y que de hacerlo, tendrá que restringir también los anuncios de la Lotería Nacional. Asimismo se mostró partidario de regular los avisos y actuar sobre contenido, horarios y número de impactos.

Así lo afirmó el director de esa asociación que agrupa a las principales compañías del sector del juego privado en España, Alejandro Landaluce, en una entrevista con la agencia Efe en la que aborda algunas de las polémicas sobre los juegos de azar y las apuestas en internet, entre ellas, el control de acceso a menores de edad o la regulación de la publicidad.

"Seamos coherentes, si tú prohíbes la publicidad del juego, tienes que prohibir la publicidad de la Lotería, lo que no puedes decir es que como la Lotería Nacional es tuya, la permites", indicó Landaluce ante el decreto que prepara el Ministerio de Hacienda para regular la publicidad de los juegos de azar y de las apuestas en internet.

El Gobierno espera presentar en breve una regulación estatal de la publicidad de los juegos de azar y las apuestas en línea similar a la que rige a los productos del tabaco.

Sin embargo, Landaluce indicó que no se puede comparar el juego con el consumo de sustancias como el alcohol o el tabaco "que causan daños en el cuerpo", por lo que no se les puede tratar de la misma forma.

Para el titular de Cejuego, las cifras reales de este sector difieren de la imagen que se proyecta de él y asegura que, a pesar de lo que pueda parecer, el mercado del juego era en 2007 un 30 % superior al actual.

Afirmó que según datos de la Dirección General de la Ordenación del Juego, sólo el 0,3 % de los jugadores tiene una conducta patológica, el 90 % gasta menos de 90 euros al mes y la apuesta media en España ronda los 3-4 euros.

El perfil del jugador también cambióen los últimos años en España. Ahora es más joven (entre 30 y 35 años de media frente a los 40-45 de hace diez años) y, aunque el número de jugadores aumentó, estos apuestan menos dinero, según destaca Landaluce.

También varió la forma de jugar y se va reduciendo el negocio de las máquinas de hostelería, los bingos y casinos, al tiempo que crece el de las salas de juego y las apuestas.

Es en este tipo de juegos donde el público más joven centra su atención y una de las razones que ha llevado a la
Administración a decidir regular el tipo de publicidad que se emite, algo con lo que está de acuerdo Landaluce, que pide que se regulen los mensajes, las franjas horarias en las que se emiten y el número de impactos.

"No se puede decir cualquier cosa en los mensajes, no puedes decir que el juego puede cambiar tu vida y aquí no sólo hablamos del juego on line, sino del juego público. No puedes decir a la gente que si tu vida es una porquería y juegas a la lotería y te haces millonario, le das una patada a tu jefe. Ese mensaje no es bueno", aseguró.

Landaluce subrayó que tampoco se deben emitir "miles de impactos" publicitarios en poco tiempo como ocurre en la actualidad.

La finalidad de esta regulación es, entre otras cosas, la protección de los menores frente al juego, aunque Landaluce no ve un problema en el hecho de que los jóvenes incluyan dentro de su oferta de ocio y diversión las apuestas deportivas. "El problema es que tenga un comportamiento patológico".

Defendió que la gran inmensa mayoría de quien juega no tiene ningún problema de adicción. "La gente se divierte, tiene su ocio, y luego hay una parte pequeña de la población que tiene un problema y a esa gente hay que protegerla".

Para ello, el sector del juego tiene protocolos con los que pretenden evitar conductas patológicas.

También en internet, donde -explicó- aparecen pantallas en las que se advierte del tiempo que lleva jugando una persona. "Al 99 % de la gente le funciona, pero quien tiene un problema de adicción se lo puede saltar".

Landaluce también destacó los controles para evitar el acceso de los menores al juego, tanto en internet como presencial, y explica que gracias a la ley del juego, que reguló las webs dedicadas a esta actividad, los mecanismos para controlar la edad de los jugadores son muy rigurosos.

"Un menor tiene bastante difícil jugar on line. Lo puede hacer haciendo uso ilegal de un DNI sustraído de alguien y también usando una cuenta corriente de un mayor. Eso es un delito, pero nosotros no podemos llegar a más".


 

 

Fuente:www.lavanguardia.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner