Casino De Andorra: Querella Criminal Contra Asesor Del Gobierno

Dos de las empresas aspirantes a la operación del futuro casino de Andorra, las firmas Genting y Cierco-Partouche, presentaron una querella criminal contra el asesor del Gobierno en la licitación, Víctor Tàpies, al que acusan de haber trabajado con anterioridad para la sociedad Jocs SA, que se impuso en el concurso. Los querellantes aseguran que Tàpies formaba parte del proyecto inicial de Jocs cuando comenzaban a preparar la candidatura por el casino.

En esta tarea, según informa el Diari d'Andorra, Tàpies formaba parte de la expedición de Juegos SA en Viena para mantener un encuentro con Casinos de Austria. El viaje tuvo lugar en noviembre de 2015 y en ese momento los socios del que después sería Jocs SA estaban negociando una candidatura conjunta con Bomosa. La idea era hacer un proyecto conjunto bajo el paraguas de Casinos de Austria, pero finalmente se rompió y terminaron en dos aspirantes diferentes. Bomosa compartió candidatura con Casinos de Austria y Juegos SA con la austriaca Novomatic.

La querella recoge que Tàpies ayudó en la preparación de la candidatura del casino para Jocs SA y asesoró activamente en la búsqueda de un grupo internacional con quien asociarse. Solicitan que se aclare si llegó a compaginar este trabajo con la labor del Consejo Regulador del Juego (CRAJ). En este caso habría sido asesor, con secretaria incluida, y hay un documento que lo relaciona con el abogado del Gobierno para todo el proceso, Joan Monegal, ya que a los dos se les reenvió el acuerdo con el Consejo Regulador del Juego. Esta es la base de la acusación, además de incidir que Tàpies había tenido negocios conjuntos con alguno de los socios de Juegos SA, como Joan Sauquet.

En el criterio de los querellantes, una persona que fue una figura clave en una candidatura no puede de ninguna manera participar en la redacción del pliego de bases del
concurso.

Los querellantes entienden que Tàpies es culpable de corrupción por no haber avisado el Consejo Regulador de su incompatibilidad. Al mismo tiempo, sin embargo, también consideran culpable del organismo porque tenía la obligación de velar por que las personas que intervinieran en la concesión no tuvieran relaciones con los aspirantes que contaminaran el concurso.

También creen que intervino de forma directa en la evaluación de los candidatos para que participó activamente en la mesa de valoración. Les sorprende que en ninguna de las actas actualmente facilitados por el Consejo Regulador del Juego no figura la firma de Tàpies ni consta su presencia.

En la querella se constata el papel junto a Joan Monegal, el abogado nombrado por el Consejo Regulador del Juego para todo el proceso, y el vínculo que tenía, ya que se considera que formaban un pack que fusionaba los asesoramientos técnicos y legales para el concurso.

Por su parte, Jocs SA rechazó las acusaciones contra Víctor Tàpies, ya que asegura que el asesor nunca trabajó para ellos. Jocs SA, según fuentes de la sociedad, habría sondeado Tàpies por la posibilidad de que se integrara en el proyecto. Diferencias de nivel económico, según las mismas fuentes, hicieron que al final se desistiera de contratarlo. La empresa garantiza que ningún asesor, colaborador o miembro del CRAJ ha trabajado para Jocs SA y que todo es una nueva difamación.


 

 

Fuente:www.catalunyapress.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner